Despliega el menú
Economía
Suscríbete

A tope... y solo es el primer día

?La expectación que ha despertado la FIMA más grande de su historia atrajo ayer a multitud de visitantes que abarrotaron el recinto ferial en el primer día de certamen.

Un detalle que muestra la magnitud de la maquinaria.
Un detalle que muestra la magnitud de la maquinaria.
O. Duch

Desde primeras horas de la mañana los accesos al recinto ferial de la capital aragonesa ya evidenciaban que algo grande sucedía. Tanto público había llegado hasta la entrada que los responsables de la institución ferial se vieron obligados a adelantar el horario de apertura de la 39 edición de la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA), que se celebra desde ayer y hasta el próximo sábado en Zaragoza.

Con 1.357 expositores que ocupan una superficie total de 150.030 metros cuadrados, no era difícil augurar que la FIMA más grande de la historia de este certamen, que lleva a sus espaldas más de medio siglo, despertaría gran interés entre los visitantes profesionales, que llegaron ayer al recinto ferial con una afluencia nunca vista hasta ahora por los organizadores.  "Tenemos el mejor escaparate expositivo, las mejores jornadas técnicas, la mayor superficie de exposición y el mayor número de empresas. Y en el día de inauguración, la afluencia de público está siendo magnífica. Esa era la mejor noticia que nos faltaba para que los expositores estén contentos y el sector agrario tenga el desarrollo y la estabilidad que se merece", destacó el presidente de Feria de Zaragoza, Manuel Teruel.

Tal afluencia de público obligó a los visitantes a armarse de paciencia porque el tráfico, muy lento e incluso en algún momento parado, provocó atascos especialmente antes de llegar a la rotonda de Plaza. Teruel lo reconoció. Explicó que a las 9.00, una hora antes de la apertura, había retrasos de casi hora y media. "Eso no lo habíamos visto en ninguna feria", explicó el presidente de la institución ferial, que reconoció que, pese al esfuerzo de la Guardia Civil y de haber puesto todos los medios, "hemos estado desbordados como nunca, porque nunca antes había habido tanta afluencia de público en el primer día del certamen, que siempre es el día menor visitantes".

Pese a todo, quitó hierro a la situación y aseguró que aunque le gustaría pedir mejoras en los accesos, era consciente de que "hay problemas que requieren de una más rápida respuesta que los accesos a la feria". Para Teruel, "esperar diez o quince minutos es un problema que en cualquier ciudad se produce y se vive todos los días", insistió.

Así, fue un primer día... a tope. De visitantes y, por supuesto, de innovación. Porque FIMA es sobre todo novedad, la que se exhibe en impresionantes tractores y cosechadoras o en pequeña maquinaria. En confortables asientos o en aplicaciones informáticas. En diseño, en confort, en seguridad y, sobre todo, en mejora de productividad para contribuir a una mayor rentabilidad de las explotaciones.

Innovaciones como la realizada por la empresa Servicios Integrales Yago Aznar, que inauguró ayer la primera edición del premio excelencia FIMA por haber convertido una explotación de secano en una empresa del siglo XIX, en la que, como explicó su responsable Víctor Yago, se han diversificado cultivos, está totalmente tecnificada, hay regadío, se aplica siembra directa y se utiliza energía fotovoltaica.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión