Despliega el menú
Economía

Una cuesta de enero más llevadera al bajar el precio del gas natural y de los carburantes

Desciende, según el Ejecutivo, la parte regulada del recibo de la luz un 0,7% y los peajes de las autopistas del Estado disminuyen por primera vez en quince años.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, el pasado 20 de diciembre en Las Palmas.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, el pasado 20 de diciembre en Las Palmas.
Elvira Urquijo A. /Efe

El comienzo de cada año, además de una resaca tras la fiesta de Nochevieja, solía traer un incremento de precios de muchos servicios regulados por la administración. Una circunstancia que se agravó con la crisis debido a las subidas de impuestos, que habitualmente entran en vigor tras las campanadas. Sin embargo, el buen comportamiento de la economía española unido al continuado abaratamiento del petróleo –se encuentra en niveles de 2004– conceden un margen para rebajar los precios de productos energéticos y permiten que la famosa cuesta de enero sea más llevadera en 2016. Así, descenderá la parte regulada de productos como la luz o el gas, aunque el coste final dependerá de la evolución de los mercados. Sí será más económico llenar el depósito del coche o pagar la letra de la hipoteca, al menos la primera parte del año.

Gas y butano. Las buenas noticias del año comienzan con un descenso del precio del gas natural. En concreto, se congela la parte regulada de la factura –los peajes de acceso– por segundo año consecutivo, lo que permitirá una reducción media del recibo del 3%. Un alivio para los bolsillos que en gran parte viene propiciado por el comportamiento en los mercados de la materia prima. Y es que para fijar el precio del gas –se revisa cada tres meses– se tiene en cuenta indicadores como el precio del petróleo, que actualmente es favorable a la rebaja.

Por otra parte, el precio de la bombona de butano de 12,5 kilos iniciará el año en 12,68 euros, el tipo marcado en la última revisión de noviembre y que ya supuso un descenso del 0,6%. Según el sistema, la nueva evaluación del precio se producirá a mediados de enero y, señalan los expertos, el importe de la bombona descenderá debido al abaratamiento de la materia prima en los mercados. Lo que está garantizado es que comprar una bombona el próximo enero será un 27% más barato que el año anterior.

En cuanto a la electricidad, en el último Consejo de Ministros antes de las elecciones el Gobierno aprobó un descenso del 0,7% de la parte regulada de la tarifa de la luz (aquella que costea los peajes de la distribución o el transporte) gracias al margen que supone un superávit del sistema eléctrico de unos 550 millones. Sin embargo, la rebaja es más moderada de la esperada, ya que el ministro José Manuel Soria había anticipado que llegaría al 1%. En cualquier caso, el Ejecutivo estima que el recibo de la luz será de media un 2,8% más barato en enero de 2016 que en el mismo mes de 2015. Pese a todo, el precio final de la factura dependerá del comportamiento del mercado mayorista de la electricidad, muy marcado por la climatología. Si se mantiene la evolución actual, esta otra pata del recibo podría incrementarse un 3,2%.

Asimismo, el nuevo año traerá una rebaja media del 0,6% en el precio de los peajes de la red de autopistas dependientes de la Administración del Estado. Este descenso es casi histórico al ser el primero en los últimos quince años –en 2015 se mantuvo congelado–. La reducción del peaje se registrará después de que en 2015 las vías de pago sumen su segundo ejercicio consecutivo de crecimiento del tráfico. De hecho, hasta octubre la red de vías de pago acumulaba un aumento del 6,38% en el número de usuarios. La rebaja del peaje de 2016 es fruto de aplicar la fórmula de actualización automática anual pactada con el sector y que tiene en cuenta el IPC medio entre los meses de octubre de un año y del siguiente y la evolución de los tráficos entre sus redes.

Las pensiones volverán a subir. El Gobierno aprobó un 0,25% de incremento para 2016. Es decir, será el tercer año consecutivo que la revalorización será la mínima que contempla la ley. De este leve incremento se beneficiarán más de 9 millones de personas. Así, la pensión mínima de jubilación se situará en los 636 euros al mes y la máxima alcanzará los 2.567.

Por último, el euríbor que es la referencia para las hipotecas, si no hay imprevistos en 2016, se atenuará todavía más de lo que ya lo ha hecho este último ejercicio. Y es que el euríbor a doce meses cerró en noviembre por debajo del 0,1% por primera vez en la historia. En concretó cayó hasta el 0,08%. Un importante descenso si se tiene en cuenta que un año antes se situaba en el 0,335%.

Etiquetas
Comentarios