Despliega el menú
Economía

Gestionar el Gordo

Una lluvia de millones en el sorteo de la lotería del martes puede cambiar las vidas de algunas personas, aunque los expertos aconsejan tomar decisiones con frialdad para evitar derroches e incluso terminar con más deudas.

gestionar el gordo
gestionar el gordo

Quien confíe en la lotería para dejar de acudir a diario al trabajo o a la fila del paro, que se olvide si no ha comprado al menos cinco décimos del premio Gordo que vaya a salir el martes en el sorteo extraordinario de Navidad, el más popular del año. Cada décimo está premiado con 400.000 euros (320.500 tras el descuento de Hacienda) y los cálculos de algunos expertos cifran en 2 millones de euros la cantidad con la que tiene que contar una persona para poder vivir sin trabajar.

Sin embargo, una buena gestión de un décimo afortunado? puede hacer la vida más fácil. Pero, ante todo, mucha calma. "Cuando toca la lotería la sensación que se tiene es que es un extra y es una pena que se hagan gastos innecesarios", afirma Nerea Satrústegui, desde el Colegio de Economistas de Aragón. Alerta de que en no mucho tiempo, algunos afortunados que gastan llevados por la euforia pueden "llegar a endeudarse".

Para la también asesora de la firma Abante, el primer consejo antes de decidir qué hacer con el dinero es "esperar un tiempo". A su oficina de Zaragoza ha llegado más de un agraciado pero no siempre antes de tomar decisiones. "Algunos vienen cuando les llega la primera declaración de la Renta tras ganar la lotería o tras los primeros sustos con las inversiones", reconoce. La asesora financiera hace hincapié en empezar por hacer una planificación fiscal. Así, aunque tras el descuento del 20% que hace directamente el Ministerio de Hacienda no hay que declarar el premio de nuevo en el Impuesto sobre la Renta, otras decisiones pueden subir la factura fiscal. Por ejemplo, si se abre un depósito hay que tener en cuenta que tributarán los intereses y si se compran y venden bienes habrá que declarar las ganancias. Además, para las rentas altas el premio puede obligar a tributar por el Impuesto sobre el Patrimonio. Aragón rebaja a partir del año que viene la exención de 700.000 a 500.000 euros, recuerda Satrústegui. La vivienda habitual seguirá exenta hasta 300.000 euros.Préstamos con intereses altos

La primera recomendación desde Ibercaja Patrimonios es analizar los préstamos que se tienen y amortizar los que estén a un tipo de interés alto, por ejemplo, entre el 6% y el 8%, para pagar un coche. En el caso de la hipoteca "interesa no amortizar más de 9.000 euros al año porque es una de las pocas deducciones fiscales que quedan y es importante maximizarla", aconseja Carlos Berdor, gestor de la entidad financiera aragonesa.

Satrústegui tampoco considera una buena decisión quitarse de golpe la hipoteca, la primera idea que pasa por la mente de muchos estos días. En una época de tipos bajos como la actual, con el euríbor rondando el 0%, cree sencillo conseguir una rentabilidad superior por el dinero en vez de dedicarlo a reducir la deuda. Ahora bien, desde Abante Asesores calculan que si se decide invertir pero con una cartera conservadora, que no pueda dar más de un 2% de interés, para una hipoteca media de 100.000 euros y a 15 años, al final del plazo resulta mejor haber amortizado. Si se puede arriesgar e invertir para llegar a una rentabilidad del 3,1%, con productos que incluyan riesgo, resultará más beneficioso invertir.

David García, director de Andbank en Aragón, plantea amortizar la hipoteca "para perfiles muy conservadores". Si estas personas van a dejar ese dinero en un depósito, cuya rentabilidad está por los suelos, plantea pagar "algo" de hipoteca, que podría estar entre el 30% o el 40%, aunque habría que estudiar "cada caso", añade. Además, cree que es necesario guardar otra parte del premio en efectivo para tener "un colchón de liquidez por lo que pueda venir". En ello coincide Berdor, en que "no se quede sin liquidez y al poco tiempo necesite pedir un préstamo"."Parte emocional"

Al margen de las cuentas que puedan presentar los asesores al ganador, con los pros y los contras de amortizar, ahorrar o invertir, Satrústegui es consciente de que existe una "parte emocional" en la toma de decisiones cuyo peso debe valorar el ganador. Puede que el alivio inmediato de dormir sin deudas le resulte más atractivo que una expectativa de rentabilidad. Lo mismo sucede con otras alegrías como dedicar parte del dinero a ocio y viajes.

A la hora de invertir parte del premio, los expertos apuntan a la renta variable, y en concreto, la bolsa europea. Para inversores conservadores Berdor aconseja no invertir "nunca más del 25% del patrimonio en renta variable". Los más arriesgados pueden llegar a dedicar el 50%.

Desde Andbank plantean como cartera hipotética para un perfil moderado de riesgo que invierta un 72% en renta fija y un 28% en variable, con el objetivo de buscar rentabilidades de entre el 2,5% y el 3%. Para quienes estén dispuestos a asumir más riesgos propone invertir un 60% en renta fija y un 40% en variable, con lo que podrían llegar a un 5% de rentabilidad. En las carteras diseñadas por Abante una inversión con un 50% en renta variable estiman que puede alcanzar el 3,1% de interés, frente a alrededor del 0,4% que se puede obtener con los depósitos.

Los asesores coinciden en elegir los fondos como producto más aconsejable para los que decidan invertir el dinero. "Hay de diferentes perfiles, desde más prudentes a más agresivos", explica Satrústegui. Si la persona no ha invertido nunca deberá tener claro lo que está dispuesto a arriesgar y conocer los productos que contrata. De los fondos destacan que permiten una mayor diversificación, tienen atractivo fiscal porque no tributan hasta que no se rescatan y se puede sacar el dinero cuando se quiera, eso sí, teniendo en cuenta que el reembolso podrá realizarse con ganancias o pérdidas, según las fluctuaciones del mercado.

"Que no vaya a valores directos porque la volatilidad es muy grande", advierte García, para los que quieran dar sus primeros pasos en bolsa. Así, apuesta por los fondos internacionales y recuerda que habrá que marcarse un plazo de al menos entre tres y cinco años para obtener rentabilidades atractivas. Por ello, "debe tratarse de dinero que no vaya a utilizar", dice. También añade a la cesta de productos los seguros de ahorro si se piensa en ahorrar para la jubilación, mejor que en los planes de pensiones, que cree que han perdido atractivo desde que se eliminó la reducción fiscal del 40%.

Sin embargo, desde Ibercaja se destaca la ventaja fiscal que mantiene la desgravación de las aportaciones a estos planes, un máximo de 8.000 euros al año tras la última reforma tributaria. Además, esta ha abierto ventanas de liquidez que permiten rescatar el dinero a los 10 años. "Esta es una ventaja para la gente joven a la que le podría dar más vértigo invertir a largo plazo", indica Berdor.Oportunidades en vivienda

En el sector inmobiliario cree que tras la caída de precios de estos años de crisis todavía hay "buenas oportunidades". Muchas en las entidades financieras que siguen desprendiéndose de ‘stock’ acumulado. "Los pisos han llegado a un precio atractivo para comprar y también para hacerlo con posibilidad de alquilarlos", añade.

García destaca evitar la concentración de riesgos por lo que desaconseja para el ganador de un décimo comprar un inmueble, ya que habría que gastar buena parte del premio, salvo si se trata de la vivienda habitual. En este caso, destinaría un 30% del dinero y pediría una hipoteca aprovechando los tipos bajos, dejando lo demás para "liquidez o carteras de fondos". Descarta inversiones como oro y obras de arte por su riesgo y mayor volatilidad.

En cualquier caso, cada persona tendrá unas necesidades diferentes y un perfil de riesgo que deberá analizar antes de tomar una decisión. Y, sobre todo, el consejo es no subir demasiado el nivel de vida. Esto puede empezar una espiral que haga que la lluvia de millones se convierta al final en una lluvia de deudas.

Etiquetas
Comentarios