Despliega el menú
Economía

GM España hará "lo posible y lo imposible" para que Opel vuelva a la rentabilidad en 2016

Cobo prevé un año "no sencillo, pero ilusionante" marcado por la preparación del lanzamiento de dos modelos en 2017.

Imagen de archivo de dos operarios trabajando en la nave de pinturas de la planta de Figueruelas.
Dos operarios trabajan en la nave de pinturas de la planta de Figueruelas, el pasado 14 de mayo.
Oliver Duch

La actividad productiva de General Motors España en Figueruelas vive sus últimos días de 2015 (la línea del Corsa parará desde mañana y la del Meriva y el Mokka desde el día 24), así que a falta de saber la cifra definitiva de vehículos ensamblados durante el año ya se sabe que el número final se acercará a las 360.000 unidades, un 12% más que las registradas en 2014. Concluye así un ejercicio que el director general de la compañía, Antonio Cobo, califica como "muy intenso". Un año de transición entre años de lanzamientos de modelos que "ha sido muy exigente pero con muchos retos superados", apunta el máximo responsable de la factoría aragonesa en el último ejemplar de la revista interna ‘Rodando’.

Cobo destaca en la publicación que 2016 será "el año del ‘break even’, de la vuelta a la rentabilidad de Opel", un objetivo anunciado y repetido durante los últimos años por los primeros ejecutivos de la filial europea del grupo General Motors, que ha registrado números rojos en los últimos quince años. "Este es el compromiso de Opel con GM y con los que invierten en nosotros. Así lo anunciamos, nos comprometimos y vamos a poner todo nuestro empeño en cumplir con nuestra palabra", indica el director general de GM España en ‘Rodando’, un mensaje que se empezó a trasladar ayer mismo a los trabajadores de la planta de Figueruelas en asambleas.

"En GM España vamos a hacer lo posible y lo imposible para que esto sea así. Porque Opel, este 2016, vea al final los números negros que nos garanticen un futuro prometedor y de crecimiento", insiste Antonio Cobo en referencia al año próximo (la producción se reanudará la noche del 3 al 4 de enero). "No espero un año sencillo pero sí ilusionante, porque vamos a estar acariciando nuestros nuevos productos desde casi el principio del año, el sucesor del Meriva y el vehículo para Citroën fruto de nuestra alianza con el grupo PSA", señala también.

Más allá de su balance de 2015, en el que se celebró la fabricación de la unidad 12 millones, se flexibilizó el turno de noche, se avanzó en el plan de rejuvenecimiento de la plantilla y se lanzaron nuevas versiones de modelos, entre otros hitos destacados en ‘Rodando’, Antonio Cobo ofreció una visión más amplia sobre el sector del automóvil en la UE, en España y en Aragón en un foro organizado anoche por la asociación Avalor, especializada en dinamizar la actividad empresarial.

El futuro de la industria

En el encuentro ‘Innovex Empresas’ de Avalor, Cobo habló del interés de la Unión Europea en promover la recuperación del sector industrial tras la pérdida de su peso específico en el PIB durante los años de crisis y en la importancia de ganar competitividad con una estrategia en la que prime más el desarrollo del conocimiento y la innovación y el refuerzo del empleo y la cohesión social y territorial.

El director general de GM España recordó que el sector del autómovil ha sido "uno de los más vapuleados estos últimos años" e incluso mencionó los cierres de Opel en Amberes, Luton, Azambuja y Bochum, pero señaló que sigue representando el 6,3% del PIB de la UE, un porcentaje que en el caso de España se eleva al 10%. En este escenario, abundó, la planta de Figueruelas puede tener un papel protagonista. "Debemos dar alas a nuestra imaginación para crear el coche del futuro, sin accidentes, limpio, comunicado y autónomo que queremos fabricar aquí, en nuestra tierra, Aragón", concluyó.

Etiquetas
Comentarios