Despliega el menú
Economía

Aragón se sitúa a la cabeza del cumplimiento de inspecciones de los equipos fitosanitarios

?Ya se ha revisado un 30% de la maquinaria agrícola que tiene que pasar por esta ITV antes del 26 de noviembre de 2016.

Aragón se ha convertido en la comunidad más aventajada en el cumplimiento de la directiva comunitaria que obliga a los agricultores europeos a haber pasado antes del 26 de noviembre de 2016 la inspección técnica de la maquinaria utilizada para la aplicación de fitosanitarios. Una especie de ITV –similar a la aplicada a los turismos– con la que Bruselas quiere garantizar que estos equipos realizan una aplicación correcta de los tratamientos químicos, tanto para garantizar la protección medioambiental como para asegurar la calidad de los alimentos.

Hasta el momento, las diez empresas que cuentan con la autorización del Gobierno de Aragón para realizar estas inspecciones han revisado 4.038 equipos, que representan cerca del 30% de los casi 16.000 que tienen que cumplir esta obligación. La cifra sitúa a Aragón a la cabeza de las comunidades con mayor volumen de inspecciones, muy por delante del resto de autonomías, algunas de las cuales ni siquiera han comenzado a realizar este trámite impuesto por la Comisión Europea.

Además, y pese a la reticencia inicial de los agricultores, que mostraron su temor a que dichas inspecciones supusieran un elevado coste e incluso que provocarán la paralización del equipo –en su mayoría muy envejecido–, lo cierto es que de las revisiones realizadas hasta ahora apenas 87 han tenido un resultado desfavorable. O lo que es lo mismo, casi el 98% cumplen los requisitos para continuar en activo.

Todos estos datos se expusieron ayer en una jornada organizada en Villanueva de Gállego (Zaragoza) por la empresa aragonesa Lomaq Maquinaria en colaboración con la Universidad de Zaragoza a la que asistieron más de 200 personas.  "Queríamos dar difusión a esta nueva exigencia porque hasta ahora no había ninguna legislación semejante y el sector agrario agradece y se interesa mucho por esta información", explicó Miguel Ángel Morlanes, coordinador del acto.

Este reconoció que en la filosofía de esta directiva comunitaria está el medioambiente y la seguridad alimentaria, pero insistió en que durante la jornada se evidenció que esta obligación, que no está resultando excesivamente costosa para el agricultor, permitirá una mejor utilización de la maquinaria y una aplicación más uniforme del tratamiento, lo que se traducirá en un ahorro de producto y, por lo tanto, en una mayor rentabilidad económica.

Etiquetas
Comentarios