Despliega el menú
Economía

... Y los líderes económicos piden más ajustes nacionales

Lagarde ha pedido profundizar en la reforma laboral mientras miles de personas se manifestaban en la calle.

Christine Lagarde, entre el Rey y De Guindos
Los líderes económicos piden más ajustes a España

Líderes económicos de todo el mundo han acudido este lunes al primer 'mini Davos' español, el Foro Global España 2014, para arropar el reinicio del crecimiento de la economía del país, aunque con importantes cautelas sobre la necesidad de reformas adicionales, vinculadas sobre todo al alto nivel de desempleo.

Es por ello que una de las principales ponentes, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha aprovechado su paso por un Bilbao primero radiante y progresivamente desapacible hasta llegar al temporal para reclamar más ajustes económicos.

Como si hubieran podido escuchar los "deberes" que Lagarde estaba poniendo a sus anfitriones, sobre todo centrados en profundizar en la reforma laboral, miles de personas trataron de acercarse -sin éxito- a protestar con el grito "go home" al museo Guggenheim, donde se ha celebrado el encuentro.

Protestas comprensibles a ojos del secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en la medida en que los diplomas con los que los manifestantes creían que tendrían garantizado su puesto de trabajo ahora no les sirven ni para "taparse de la lluvia", en palabras del mexicano.

Pero es una situación -ha añadido- que al mismo tiempo responde a ajustes totalmente imprescindibles y que son los que ha permitido a España, poco a poco, salir de un déficit insostenible.

Por este carácter inevitable, el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, ha pedido la "valentía política" necesaria para convencer a los electores españoles y europeos de que son necesarios más ajustes.

Se trata de reformas que el Gobierno español asume como necesarias en algunos casos, pero que no quiere dejar de poner en el contexto del éxito que ha supuesto pasar de la recesión y la amenaza del rescate a una recuperación que esta vez "no es en falso", según el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Este encuentro organizado por el ICEX y el Club de Exportadores, con vocación de continuidad anual en otras grandes ciudades españolas, ha contado con la presencia de más de 400 invitados, entre ellos los directivos de algunas de las principales empresas del país.

La prensa (más de 230 periodistas de medio centenar de medios nacionales e internacionales) ha seguido las intervenciones a través de pantalla de plasma, en una sala aledaña a la que acoge la imponente escultura de Richard Serra, aunque algunos de los participantes han realizado declaraciones en un atril.

Inaugurado por el Rey en el que ha sido su primer acto en territorio nacional y fuera de la capital desde su última operación de cadera, el formato ha sido de distintos paneles a lo largo de todo el día, además de un almuerzo de trabajo.

La presencia del Gobierno español ha sido al más alto nivel: desde el presidente Mariano Rajoy a los ministros de Economía, Luis de guindos, e Industria, José Manuel Soria, y los secretarios de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, y Comercio, Jaime García-Legaz.

También el gobierno vasco ha echado el resto, encabezado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha recibido y departido con el Rey a su llegada, y que ha evitado lanzar mensaje nacionalista alguno.

Ha habido recuerdos para el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna (PNV), que ayudó a idear este foro hace unos meses junto a De Guindos, según ha relatado el propio ministro, y que no ha podido asistir por encontrarse indispuesto por una caída.

Otro que ha tenido que irse por motivos de salud antes de participar en su panel ha sido el ministro Soria, que aunque llevaba todo el día en el foro ya por la tarde ha tenido que anular su programa.

Iba a participar en el último debate del día junto al comisario de Competencia, el socialista y bilbaíno Joaquín Almunia, uno de los tres miembros del ejecutivo comunitario que han viajado a la capital vizcaína (junto a Michel Barnier, de Mercado Interno, y Karel de Gucht, de Comercio).

Del lado empresarial, directivos como el presidente de Telefónica, César Alierta; BBVA, Francisco González; Pablo Isla, de Inditex; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; o Técnicas Reunidas, José Lladó, han glosado su papel en la internacionalización de la economía española, aunque han reclamado al Gobierno español y al europeo una mejor regulación para favorecer sus negocios.

Precisamente los "deberes" de Lagarde para España se centran en profundizar en la reforma laboral, ayudar a reestructurar la deuda empresarial y fomentar el tejido productivo, por lo que están en la línea de lo que han reclamado estos empresarios.

El papel de las pymes y la ayuda que precisan han estado también presentes en las palabras del presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer, que ha advertido de que, con motivo de la crisis, la UE está perdiendo mucho terreno en I+D.

Ya en pleno temporal, Rajoy ha llegado al museo Guggenheim para clausurar el foro global y entregar los premios Start-ex a las firmas entradas.com, GOWEX, llaollao y RUSTICAE, en un acto que ha dejado el buen sabor de boca de empresas que desde un pequeño comienzo han supuesto un caso de éxito internacional.

Etiquetas