Economía
Suscríbete por 1€

Cómo ahorrar 50 euros en el recibo de la luz

Dinorah Rivera, vecina de Zaragoza, participa en el programa "Ni un hogar sin energía", pionero en España.

La factura de la luz apunta a que arrancará 2018 dando un momentáneo ligero respiro a los consumidores. En la imagen, una vecina del barrio de San Pablo.
Dinorah, en la cocina de su casa en San Pablo

En casa de Dinorah Rivera, en el barrio de San Pablo, hace mucho frío. No tiene calefacción, apenas enciende las luces y la tele, usa muy poco el horno y el microondas, cocina con gas butano, y aun así su última factura -que no puede pagar- fue de 140 euros. Dinorah participa en el programa pionero "Ni un hogar sin energía", promovido por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES). Los técnicos que han analizado su factura y su vivienda estiman que con unos pequeños cambios podría ahorrar 50 euros en el recibo de la luz.

La Fundación Ecología y Desarrollo ha puesto en marcha este proyecto piloto en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza, Balay, el Clúster de Eficiencia Energética de Aragón y Clover Led. Pretende mejorar la situación de las familias que sufren pobreza energética y que no pueden o tienen grandes dificultades para hacer frente a sus facturas de suministros o para tener su vivienda dentro de una temperatura saludable. Se trata del primer proyecto de estas características en España, que incluye monitorización de los hogares, análisis y talleres de formación con los participantes.

Dinorah, de 53 años, vive sola en un piso de alquiler viejo y mal aislado en el callejón de Sacramento. Su hogar es uno de los 15 seleccionado por los trabajadores sociales municipales para participar en este programa. Los técnicos ya han hecho mediciones en su vivienda, han analizado su factura y tienen una serie de consejos para que ella pueda reducir su factura.

"En su caso, hemos visto que podría ahorrar mucho solo reduciendo la potencia contratada a 3,3 kW (18 euros menos) y cambiando a una tarifa con discriminación horaria (25 euros). Además, tiene unas bombillas halógenas en el pasillo que consumen mucho y se podrían sustitutir por lámparas LED (1 euro de ahorro). Le recomendamos que use un temporizador y ajuste la temperatura del termo eléctrico (podría reducir la factura unos 6 euros). Le recomendamos que cambie la nevera, que está muy vieja y consume mucho. Y le instalaremos un faldón en la puerta de la calle para evitar corrientes de aire frías", explica Carlos Pesqué, responsable del proyecto y miembro del Departamento de Cambio Climático, Agua y Energía de ECODES.

Ahorros de hasta un 30% en la factura

Los técnicos ya han realizado las visitas a los 15 hogares, donde han estudiado los consumos eléctricos, temperatura y humedad durante una semana. Ahora están realizando un diagnóstico energético de cada vivienda. Y en marzo elaborarán los informes definitivos con los cálculos de ahorro energético. Estiman que se pueden conseguir potenciales ahorros de hasta un 30% en las facturas.

"Damos distintos consejos según los casos. A muchos les recomendamos cambios en el contrato y les ayudaremos a tramitar el bono social. Algunos hogares tienen problemas de humedades y aislamientos. Otros pueden conseguir ahorros con cambios de hábitos y mejora de la eficiencia de los electrodomésticos", señala Carlos Pesqué.

El proyecto "Ni un hogar sin energía" hace talleres de formación con los usuarios. Les informan, por ejemplo, de que los aparatos que más electricidad consumen a lo largo del día son el termo eléctrico, el frigorífico, la vitrocerámica y las estufas eléctricas. Recomiendan usar la lavadora con programas en frío y abrir la nevera lo menos posible para evitar pérdidas de calor. Destacan la importancia de usar bombillas de bajo consumo y de tener ventanas y puertas que aislen bien.

Paga las facturas gracias a las ayudas sociales

"Me parece muy injusto que me lleguen esos recibos tan altos, mientras estoy aquí muriéndome de frío. Seguiré los consejos que nos han dado en los talleres y espero que sirva para pagar menos", afirma Dinorah, parada, divorciada y receptora del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI). Llega muy justa a fin de mes y no siempre puede pagar las facturas. Recibe ayudas de Cáritas y de los servicios sociales. El anterior recibo de la luz, de 110 euros, lo pagó un día antes de que fueran a cortarle el suministro.

Dinorah es dominicana y vino a vivir a Zaragoza en 2005, tras casarse en su país con un ciudadano español. El matrimonio no fue bien y ella vive sola desde 2007. Ha trabajado de limpiadora y cuidando ancianos. Tiene tres hijos y tres nietos que no viven en España, y a los que echa mucho de menos. "No tengo dinero para volver a mi país y allí no tengo nada. Solo me queda aguantar", afirma.

Etiquetas