Despliega el menú
Economía

Conflictos laborales

Los trabajadores de Tata Hispano, dispuestos a ir a juicio si no hay acuerdo

El comité de empresa asegura que si no hay acuerdo respecto a las indemnizaciones, llevarán el ERE y el "cierre orquestado" de la planta de Zaragoza a los tribunales.

Protesta de los trabajadores de Tata Hispano en Zaragoza
Se rompen las negociaciones entre Tata Hispano y sus trabajadores
P.P.

Los representantes de los trabajadores de Tata Hispano han roto este miércoles las negociaciones con la empresa.

Tras el anuncio del cierre de la planta zaragozana, el comité y la empresa no consiguen llegar a un acuerdo sobre la indemnización que corresponde a los 287 trabajadores despedidos.

La empresa no cede y se ha presentado este miércoles en el SAMA con la misma propuesta que anunció el lunes: 39 días por año de servicio con un tope de 21 mensualidades.El comité, sin embargo, exige 48 días por año y 42 mensualidades.

José Luis Chueca, presidente del comité de empresa, ha explicado a Heraldo.es que la empresa ha manifestado que no dará su brazo a torcer y que 21 mensualidades es su última oferta. Para Chueca, es una propuesta "indignante" porque "la mayor parte de la plantilla lleva mucho tiempo trabajando para Tata".

Si no hay acuerdo, a los tribunales

Pese a todo, Chueca considera que la amenaza de emprender acciones legales contra la empresa puede ser suficiente para que Tata ceda algo este jueves y poder acercar posturas. El presidente del comité ha dejado claro que si llegan a un acuerdo satisfactorio, los trabajadores no llevarán a juicio ni el ERE, que consideran irregular, ni el desmantelamiento orquestado de la planta zaragozana.

Por el contrario, si termina el plazo de negociaciones sin acuerdo y la empresa impone sus condiciones de cierre, los trabajadores acudirán a los tribunales. "A una multinacional no le interesa que se lleven a juicio determinadas cosas, como que firmó con la consultora PwC un contrato que consistía en que cuanto menos ganasen los trabajadores, más ganaba PwC".

El futuro de la planta

Además de las indemnizaciones, los trabajadores piden a la multinacional que les ceda el material de la planta de Zaragoza para poder continuar con la actividad mediante una sociedad anónima o la intervención de otra empresa interesada, tal y como ocurrió con la planta de chocolates de Ateca.

"Cualquiera de las dos vías permitiría salvar empleo y generar actividad económica", expone Chueca.

Mientras tanto, los trabajadores de Tata han vuelto a protestar este miércoles en Zaragoza con una manifestación que ha partido a las 19.30 de plaza de Aragón para desembocar frente a la DGA.

Etiquetas