Despliega el menú
Economía

Laboral

Tres de cada diez trabajadores aragoneses cobran menos del salario mínimo

El Banco de España pide más contratos por debajo del umbral del SMI, actualmente fijado en 645 euros, aunque sus empleados cobran de media 5.750 euros al mes.

Protesta contra la precariedad laboral
Tres de cada diez trabajadores aragoneses cobran menos del salario mínimo interprofesional

El Banco de España ha sido uno de los últimos organismos en aportar su granito de arena en la lucha contra el desempleo. En su reciente informe anual, la institución dirigida por Luis María Linde ofrecía un compendio de medidas entre las que se incluía la contratación fuera de convenio o poner en marcha antes de lo previsto el retraso a los 67 años de la edad de jubilación.

Sin embargo, una de las ideas que más controversia ha desatado es la de fomentar la contratación por debajo del umbral que marca el salario mínimo interprofesional (SMI), actualmente fijado en 645,3 euros al mes (14 pagas anuales).

En cambio, esta medida, que impulsaría los denominados ‘minijobs’, contrasta con la política salarial de la entidad bancaria, donde sus trabajadores perciben de media 5.750 euros mensuales, según se puede deducir de sus gastos de personal hechos públicos en la citada memoria anual.

En Aragón, según los últimos datos disponibles facilitados por la Agencia Tributaria y relativos a 2011, el 28% de los trabajadores ya cobra menos del SMI. En total, 160.613 de los más de 575.000 que aquel año percibieron algún tipo de salario.

Una circunstancia que previsiblemente se ha agravado estos dos últimos años, conforme se ha acentuado la precariedad laboral, y que pone de manifiesto que muchas personas subsisten mediante estos empleos temporales y poco remunerados, aunque no se les reconozca como 'minijobs'.

"La gravedad de la situación por la que atraviesa el mercado laboral aconseja mantener y profundizar el impulso reformador mediante la adopción de medidas adicionales que promuevan la creación de empleo a corto plazo y faciliten la flexibilidad de los salarios", explican desde el Banco de España.

"Entre ellas -añaden-, cabría explorar la posibilidad de establecer nuevas fórmulas que permitieran, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva, o mecanismos excepcionales para evitar que el salario mínimo actúe como una restricción para grupos específicos de trabajadores con mayores dificultades para su empleabilidad".

Menos (número) de ricos

Aunque las épocas de crisis tienden a agudizar la brecha entre ricos y pobres, lo cierto es que tanto el número como la proporción de trabajadores aragoneses que cobran más de 7,5 veces el salario mínimo interprofesional ha ido cayendo en los últimos años.

Las cifras de 2011 señalan que 9.873 aragoneses percibieron estos abultados sueldos, frente a los 13.005 de 2008. Si entonces representaban el 2,1% de los asalariados, en el último registro apenas suponían el 1,7%. Sin embargo, estos datos solo hablan del número de personas en esta escala salarial, pero no del volumen concreto de sus ganancias.

Etiquetas