Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Aragón

El 26,73% de los autónomos que cesaron su actividad ya tienen su prestación por desempleo

El importe medio de las prestaciones reconocidas asciende a 649,46 euros, siendo el periodo medio de percepción de la misma de 2,5 meses.

El 26,73% de los autónomos de Aragón que cesaron su actividad en 2012 ya han accedido a su prestación por desempleo. Durante el pasado ejercicio, las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, como entidades gestoras de la Seguridad Social para el reconocimiento de la prestación por cese de actividad de los autónomos, han reconocido prestaciones por un importe de 57.088 euros para quienes dejaron su actividad por causas justificadas

El importe medio de las prestaciones reconocidas asciende a 649,46 euros, siendo el periodo medio de percepción de la misma de 2,5 meses, según ha detallado en una nota de prensa la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT).

El objetivo de esta prestación de la Seguridad Social es ofrecer mayor protección al colectivo de trabajadores autónomos que por causas justificadas se ven obligados a cesar su actividad. Del total de las solicitudes presentadas en Aragón, a 31 de diciembre de 2012 quedaban pendientes de resolución el 10% de las mismas y entre las causas justificadas señaladas se encuentran las relacionadas con motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción.

Debido al elevado número de solicitudes que han sido rechazadas por la falta o incorrecta acreditación del motivo del cese de actividad, el 73,27%, como consecuencia de la dificultad por parte de los autónomos para justificar la misma, ha llevado a la actual Administración de la Seguridad Social a manifestar su compromiso de revisar y replantear los requisitos de justificación de acceso a esta prestación, que datan del principios de 2011, por considerarlos ahora "poco apropiados y que dificultan el derecho al acceso de dicha prestación".

La prestación por cese de actividad de trabajadores autónomos comprende el abono de una prestación económica y la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes, además del acceso a cursos de formación y orientación profesional encaminados a contribuir a una rápida reincorporación al mercado laboral por parte del trabajador.

La cuantía máxima de esta prestación equivale al 175% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), variando la mínima entre el 107 y el 80%, cantidades que se incrementan en función del número de hijos que el trabajador autónomo tenga a su cargo.

Etiquetas