Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Foro de Davos

El BCE y España sitúan el horizonte de la recuperación en el segundo semestre

Consideran que el reto estratégico de este año para la zona euro es "superar la fragmentación que todavía permanece" en los mercados financieros y en los de capital.

Mario Dragui durante una rueda de prensa del BCE.
Draghi dice que el euro es "irreversible" e insta a los políticos a actuar
EFE

El Banco Central Europeo (BCE) y el Gobierno español situaron el horizonte de la recuperación económica en la segunda mitad del año y coincidieron en que 2012 terminó despejando todas las dudas sobre el futuro del euro.

El primero en hablar y en situar en el tiempo esa recuperación fue el presidente del BCE, Mario Draghi, que pronosticó "una recuperación de la economía en la segunda mitad de 2013", durante la intervención "estrella" de la tercera jornada del Foro de Davos (Suiza), que se celebra entre el 23 y el 27 de enero.

Draghi afirmó que el año pasado fue el del relanzamiento de la moneda única europea y lo atribuyó a "los progresos extraordinarios de los gobiernos en consolidación fiscal y a las reformas estructurales, cuyos frutos se ven ya en los diferenciales, en la competitividad, las posiciones fiscales y las cuentas corrientes".

El presidente del BCE destacó que, "por primera vez en muchos años, el proceso de reiniciar la integración europea ganó impulso en 2012" y consideró que el reto estratégico para este año para la zona del euro es "superar la fragmentación que todavía permanece" en los mercados financieros y en los de capital.

Draghi se atribuyó buena parte del mérito, recordando las medidas adoptadas en 2012 por el BCE, que evitaron "algo dramático".

Entre las medidas resaltó el recorte de los tipos de interés tres veces (25 puntos básicos cada vez), la relajación de los requisitos que exige a los activos que los bancos presentan como garantía para financiarse y las dos inyecciones de liquidez a largo plazo.

Subrayó, además, el anuncio del programa de Operaciones Monetarias de Compraventa, que contribuyó a restaurar la confianza en el euro y a alejar los temores de un resquebrajamiento de la eurozona.

Este mensaje positivo fue reproducido pocas horas después por el titular español de Economía, Luis de Guindos, que lo trasladó al caso específico de España, afirmando ante la prensa que la economía nacional estará "en el tercer trimestre (de 2013) en una situación de estabilidad y un crecimiento en torno al 0%" y que en el cuarto trimestre "crecerá ligeramente".

"La economía española está en condiciones de volver a crecer en el segundo semestre de este año", dijo el ministro contradiciendo las previsiones recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI revisó esta semana a la baja sus previsiones de crecimiento de España, en una décima para 2013, hasta el -1,5 %, y en dos décimas, hasta un incremento del 0,8 %, para 2014.

El ministro, que se reunió en Davos con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y titular de Competencia, Joaquín Almunia, y con los consejeros delegados de Citi, JP Morgan y del Bank of America, aseguró que "hay una mejora de la percepción de los mercados respecto a España".

La prueba es que "los inversores internacionales han entrado con mucha más intensidad en lo que es deuda pública española" y que las emisiones españolas de deuda en los mercados se han producido "a una intensidad y con un ritmo que no ocurría hace unos meses", precisó.

Añadió que "cabe esperar que esta mejora de la situación se acabe trasladando a la economía real".

De Guindos habló con la prensa después de que Lagarde criticara en una entrevista a la cadena de televisión francesa 'France 2' la estrategia española para fijar objetivos de reducción del déficit que no se han podido alcanzar y pidiera que esas metas se establezcan colectivamente entre los europeos y, si hace falta, con más plazo.

El ministro afirmó al respecto que "en las próximas semanas el Gobierno español hará públicos los objetivos de déficit público y los resultados de 2012", que "van a poner de manifiesto que se ha hecho un esfuerzo importante en términos de consolidación fiscal, y creo que serán bien percibidos por los mercados".

Frente a estos datos optimistas, la alta tasa de desempleo en España volvió a estar presente en los debates de Davos.

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, calificó de "terribles" las cifras conocidas esta semana y advirtió de que la recuperación no está a la vista.

Ryder alertó de que, aunque la intensidad de la crisis económica parezca estar cediendo en la zona euro, los mercados de empleo siguen ofreciendo señales completamente distintas.

"Hemos perdido más de cuatro millones de empleos, cuatro millones más de desempleados en 2012. Para 2013 son otros cinco millones, y sumando. El horizonte no está a la vista", dijo Ryder, que pidió "no ir demasiado deprisa hacia la idea de que la crisis ha terminado".

"Para la gente en la cola del paro, la crisis está muy presente, y la cola se hace cada vez más larga", resaltó.

Etiquetas