Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Reestructuración del mapa bancario

Ibercaja negocia la unión con Liberbank

Caja Inmaculada, integrada en el grupo Caja3, se suma al proceso de integración del nuevo banco.

Logo de Liberbank
Ibercaja negocia unirse con Liberbank y crear el séptimo grupo financiero español

Nuevo hito en el proceso de reestructuración del sistema financiero español. Responsables de la aragonesa Ibercaja y de Liberbank, grupo que integran Cajastur, Caja Cantabria, Caja Extremadura y Caja Castilla-La Mancha (CCM), están negociando un proceso de fusión.

Según informaron este lunes fuentes conocedoras de las conversaciones, al proyecto se sumará la también aragonesa Caja Inmaculada (CAI) y las otras dos entidades que conforman el grupo Caja3, Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz. La operación deberá ser ratificada este martes por los consejos de administración de las ocho cajas de ahorros, que unidas se convertirían en el séptimo grupo bancario español por volumen de activos, con 116.000 millones de euros.

El nuevo grupo contará con mayoría minoritaria aragonesa, ya que Ibercaja representará entre el 42% y el 46%, porcentaje que se incrementaría hasta el 47% o el 49% con la participación de la CAI. Ibercaja, que con las tres entidades de Caja3 sumaría el 53% del capital, es claramente el líder del proyecto y según lo acordado Amado Franco, presidente de la primera entidad financiera aragonesa, será el presidente de la entidad resultante de la unión con Liberbank. El presidente de este grupo, Manuel Menéndez, será designado consejero delegado.

La sede social del nuevo grupo estará en Madrid, mientras que la sede operativa se ubicará en Zaragoza, según señalaron fuentes consultadas por este diario, que indicaron que este ha sido uno de los escollos más complicados que han tenido las negociaciones. En todo caso, la especialización de Ibercaja en el negocio minorista, además de su volumen de activos y su solvencia, puede influir también en la decisión definitiva.

Otro elemento que ha complicado las conversaciones fue que las presiones del Ministerio de Economía conducían en otra dirección. En este sentido, según apuntaron fuentes consultadas en Madrid, para el departamento que dirige el ministro Luis de Guindos era prioritario que la fusión en la que se embarcase Ibercaja asumiese Banco Mare Nostrum (BMN), grupo formado por Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedès y Sa Nostra y que tiene en su balance numerosos créditos inmobiliarios. Esta operación fue rechazada de plano por Ibercaja, según fuentes del ámbito político.

La intervención de Rudi

Precisamente, la posición del ministro de Economía insistiendo en la fusión con BMN es lo que habría llevado a la presidenta de Aragón a volver a intervenir ante el Gobierno central por la presión sobre las cajas aragonesas. En estas últimas semanas, Luisa Fernanda Rudi ha mantenido contactos sobre este asunto con el presidente Mariano Rajoy, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el propio Luis de Guindos. En esas conversaciones Rudi habría exigido que se dejase de forzar la fusión de Ibercaja con BMN y que cesasen las presiones. Sin embargo, habría quedado también claro en esos contactos la exigencia a Ibercaja de ganar tamaño, de ahí que se haya optado finalmente por negociar la fusión con Liberbank. El último de estos contactos mantenidos por Rudi se produjo ayer mismo por la mañana. La presidenta mantuvo un encuentro con la vicepresidenta Sáenz de Santamaría en la que abordaron la evolución de la negociación entre la caja aragonesa y Liberbank.

Sobre las presiones realizadas en las últimas semanas, desde el Ministerio de Economía se insitió que el departamento solo propició la reunión de los representantes de Unicaja, Ibercaja, Liberbank y BMN celebrada el pasado 20 de abril en Madrid. Después, indicaron, las propias entidades son las que solicitaron al Gobierno central nuevas reuniones para abordar las obligaciones derivadas del último decreto de reestructuración del sistema financiero, aprobado en Consejo de Ministros el pasado 11 de mayo y que exige mayores provisiones a los bancos.

(Más información en la edición de papel de HERALDO DE ARAGÓN)

Etiquetas