Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Reforma de la banca

Líneas generales de la reforma financiera

El Consejo de Ministros ha aprobado una nueva reforma financiera que obligará a la banca a aumentar la provisión de los créditos sanos en unos 30.000 millones de euros y a aparcar todos sus activos inmobiliarios en firmas externas.

El Consejo de Ministros ha aprobado una nueva reforma financiera que obligará a la banca a aumentar la provisión de los créditos sanos en unos 30.000 millones de euros y a aparcar todos sus activos inmobiliarios en firmas externas.

Tras este nuevo esfuerzo, dirigido a aumentar la confianza de los mercados hacia la fortaleza del sistema financiero español, la banca contará con una cobertura en su cartera de créditos a la promoción inmobiliaria del 45 %.

Estas son las líneas generales de la reforma

- La banca contaba a cierre del año pasado con una cartera de créditos y activos inmobiliarios no problemáticos de 123.000 millones de euros. El Gobierno ha decidido elevar la provisión genérica del 7 % de media al 30 %.

Ello supondrá en torno a 30.000 millones de euros de nuevas dotaciones, que tendrán que ser realizadas antes del 31 de diciembre de este año. Estos saneamientos se unen a los 54.000 millones de euros ya realizados tras la aprobación del Real-Decreto Ley de reforma financiera de febrero, por lo que el saneamiento total realizado se situará cerca de los 84.000 millones de euros.

- La norma afecta de manera diferente a los activos inmobiliarios. Los más castigados son los créditos para la compra de suelo, cuya provisión pasa del 7 al 52 %, al igual que ocurre con los préstamos sin garantía real. Las promociones en curso pasan del 7 al 29 %, y las viviendas terminadas, del 7 al 14 por ciento. Los bancos cuentan con 25.000 millones de euros en préstamos no problemáticos para la compra de suelo, 16.000 millones para las promociones en curso, 61.000 millones para las viviendas terminadas y 18.000 millones en créditos sin garantía real.

- El Gobierno da de plazo a los bancos hasta el 11 de junio para presentar ante el Banco de España sus planes para cumplir con las nuevas exigencias.

- Las entidades que no sean capaces de afrontar estos requerimientos sin entrar en un déficit de recursos propios o de capital principal tendrán que pedir capital al mercado o, en su defecto, podrán solicitar ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En concreto, esta ayuda se ejecutará mediante la emisión de bonos convertibles contingentes ("cocos"), que será suscrita por el FROB, también mediante la venta de acciones.

El Gobierno insiste en que no se trata de ningún tipo de ayuda o subvención pública. Los bancos que vendan "cocos" pagarán al FROB un tipo de interés cercano al 10 %, casi el doble del coste de la financiación del Tesoro al mismo plazo.

Las entidades que recurran al FROB deben devolver la ayuda en cinco años y presentar un plan de reestructuración.

- Las entidades que estén negociando un proceso de fusión o integración para asegurar su pervivencia tienen de plazo hasta el 30 de juniopara comunicarla al Banco de España, un mes más que antes.

- Las entidades financieras estarán obligadas a reubicar su cartera de activos adjudicados en una sociedad gestionada de forma independiente antes del 31 de diciembre de 2012. El plazo se amplia un año más para los bancos que estén inmersos en un proceso de fusión.

Etiquetas