Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Economía

Bono anima a las empresas a resistir "como sea" la crisis

El consejero de Economía y Empleo del Gobierno de Aragón ha defendido el papel de estas empresas "modélicas" que son "uno de los puntos fuertes que tiene la Comunidad".

Rudi, con Bono y los agentes sociales
El Acuerdo Social incluye 64 medidas para crear empleo

El consejero de Economía y Empleo del Gobierno de Aragón, Francisco Bono, ha animado a las empresas familiares a resistir "como sea hasta que empecemos a ver la luz". Bono se ha expresado así momentos antes de entregar los diplomas de la Cátedra Empresa Familiar, en el Edificio Paraninfo.

En declaraciones a los medios de comunicación, Francisco Bono, ha defendido el papel de las empresas familiares aragonesas, "un grupo de empresas modélicas" que son "uno de los puntos fuertes que tiene la Comunidad".

"La empresa familiar aragonesa sí que es un modelo de permanencia de valores y saben hacer las cosas, tienen experiencia y tienen una manera de hacer que a la Comunidad le va muy bien".

"Las dificultades para resistir no residen en el tamaño, residen en la forma del sector", ha continuado el consejero, quien ha afirmado que "no hay sectores sin empresas ni empresas sin empresarios y la empresa bien gestionada resiste mejor y la empresa que en época de bonanza ha sabido mantener unos niveles razonables y no volverse locos ahora claro que mantiene mejor la actividad. Eso ha sabido hacerlo la empresa familiar".

El presidente de la Asociación de Empresas Familiares de Aragón, Jorge Villarroya, ha explicado que "vivimos la crisis como cualquier otra empresa, la crisis la está viviendo la empresa familiar como en general la vive la sociedad".

La empresa familiar tiene unos valores intrínsecos que "la hacen ser muy resistente", ha continuado Villarroya, quien ha añadido que "en general es bastante conservadora y de alguna forma cuando llegan las dificultades hay un grupo de familia o familias que tratan de salvar la empresa ante todo y frente a todo".

"Si estuviésemos hablando de empresas multinacionales, con tomar una decisión fuera de nuestro país y levantar el vuelo y deslocalizar la actividad sería más fácil". Uno de los grandes valores de la empresa familiar es el arraigo, ha dicho.

Jorge Villarroya ha señalado que la internacionalización entendida como exportación "es lo más sano que hay", pero en el momento en que una empresa familiar se deslocaliza "y deja de producir en el territorio, en España, estamos hablando de que el patrimonio de esa familia se ha trasladado a otro país" y los beneficios de esa actividad no redundan en el país.

Etiquetas