Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Informe de Adea

Las empresas de Aragón prevén que la situación empeore

El Indicador de Opinión elaborado por la Asociación de Directivos de Empresa de Aragón incluye las opiniones de más de doscientos de sus asociados.

Los directivos de las empresas aragonesas creen de forma mayoritaria (61,5 %) que su situación a nivel económico empeorará en el segundo trimestre de este año, pero se muestran convencidos en su mayor parte (87,78) que sus plantillas, tras las reformas aprobadas por el Gobierno, son ya estables.

Esta es una de las conclusiones reflejadas en el Indicador de Opinión elaborado por la Asociación de Directivos de Empresa de Aragón (Adea), que incluye las opiniones de más de doscientos de sus asociados respecto a la situación económica durante el primer trimestre de 2012, y sus previsiones para el segundo.

El documento, presentado en rueda de prensa por el secretario general de Adea, destaca que un 59,2 % de los encuestados consideran que su situación ha empeorado en el primer trimestre de este año, y que un 61,5 % cree que empeorará durante el segundo.

Por contra, el porcentaje de los que valoran que la situación fue estable en el primer tercio de 2012 (33,3 %) aumenta en casi cuatro puntos (37 %), pero desciende de un 7,41 % a un 1,5 % el de los que piensan que mejorará.

Plantillas estables

A pesar de creer que la situación de sus empresas empeorará, un 58,5% de los directivos encuestados aseguran que sus plantillas se mantuvieron estables en el primer trimestre de este año, cifra que se eleva hasta un 87,7 % en sus previsiones para el segundo.

El secretario general de Adea ha valorado de forma positiva este dato al afirmar que la tendencia a la estabilización del empleo es una "condición necesaria" para crear en el futuro nuevos puestos de trabajo.

Financiación

Uno de los datos considerados "preocupantes" desde Adea es el elevado número de directivos de empresa aragoneses que aseguran que la facilidad para obtener financiación para sus negocios empeoró en el primer trimestre de este año (55,5 %), porcentaje que se eleva de forma significativa en sus previsiones para el segundo (66,6 %).

Respecto a la evolución de las cifras de ventas, uno de los indicadores de mayor significado para Adea, el porcentaje de los encuestados que creen que se mantuvieron estables en los tres primeros meses del año (72,8 %) disminuye en sus previsiones hasta un 63,1 %.

Por contra, el número de directivos que consideran que sus ventas empeoraron en el pasado trimestre (21,4 %) se incrementa en un porcentaje similar (28 %).

Exportación e importación

En relación a las exportaciones, el porcentaje de los que reconocen que se mantuvieron estables hasta marzo de este año (70 %) disminuye en sus previsiones para el segundo trimestre (63,3 %) a causa de los efectos prolongados de la crisis.

Esta pérdida de casi siete puntos se traslada al aumento de la cifra de encuestados que valoraron sus exportaciones como peores en el primer trimestre, que pasa de un 23,3 % a un 30 % respecto al segundo.

La tendencia a la estabilidad también se percibe en la evolución de las cifras de importación en el primer trimestre (63,7 %), debido al estancamiento de la producción y a la decisión de las empresas de no invertir por ahora en bienes de equipo.

El responsable de Adea ha explicado que la encuesta revela una ralentización en la balanza comercial, tanto en exportación como en importación, debido a los efectos de la crisis, que provoca un retraimiento en los mercados y afecta tanto a las exportaciones como a la adquisición de bienes de equipo.

Guillén ha añadido que los directivos coinciden en la necesidad de incorporar medidas de apoyo a la reactivación económica por parte de las administraciones, así como la culminación del proceso de reestructuración financiera para mejorar las posibilidades de acceso al crédito.

Etiquetas