Despliega el menú
Aragón

Dos de las principales obras del convenio de los barrios rurales se quedan sin ejecutar

La avenida de la Constitución de Casetas y el escarpe de Alfocea suponen el 25% de todo el programa inversor.

Un aspecto de la avenida de la Constitución de Casetas, en julio de 2015.
Dos de las principales obras del convenio de los barrios rurales se quedan sin ejecutar
Maite Santonja?

Dos de las obras más importantes del convenio de inversiones en los barrios rurales firmado entre la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Zaragoza se quedarán sin ejecutar. Se trata de la renovación de servicios de la avenida de la Constitución de Casetas, un proyecto que supone un coste de casi un millón de euros, y del escarpe de Alfocea, que contaba con 448.368. Los dos proyectos, que representan el 25% de los 6 millones de euros del programa inversor, aportados íntegramente por la Diputación, deberán esperar al próximo convenio, que está en fase de negociación.

En el proyecto de Casetas se han producido modificaciones que han retrasado su tramitación, mientras que en el caso de Alfocea el problema está en que no se hayan podido completar las expropiaciones de los suelos. La DPZ asegura que aunque el Ayuntamiento resolviera los trámites "de forma inmediata", no hay tiempo para adjudicar las obras y ejecutarlas.

Por eso, la Diputación informó de que va a denunciar el convenio, que "se ejecutará en su integridad" con la excepción de las mencionadas obras "que el Ayuntamiento no ha tramitado a tiempo". La institución provincial añadió que deberá ser el Consistorio el que decida si mantiene los dos proyectos en el futuro convenio. El gobierno de ZEC garantizó que se volverán a incluir, sin que eso suponga merma en las cuantías para otras inversiones en los dos barrios.

La reforma de la avenida de la Constitución de Casetas, con un coste de 1,04 millones en el convenio que el proyecto rebaja a 958.624 euros y un plazo de ejecución de 6 meses, prevé la instalación de un tanque de tormentas bajo la calzada para asumir el agua de lluvia, así como reurbanizar aceras y calzadas e instalar un carril bici. El primer tropiezo del plan se produjo hace algo más de un año, cuando el primer proyecto suponía la tala de al menos 19 árboles de gran tamaño, por lo que se tuvo que modificar. Tras un primer intento de aprobarlo en abril, que no fructificó porque faltaban permisos, el Ayuntamiento de Zaragoza dio luz verde a la actuación en julio.

Un informe del Servicio de Infraestructuras Urbanas recuerda al Ayuntamiento que además del acuerdo por el que se aprueba necesita el proyecto "para su supervisión por los servicios técnicos". "Si bien se tiene conocimiento del proyecto extraoficialmente, será necesario enviar un ejemplar en papel y un documentación en un cedé con los archivos", dice.

Al margen de estas cuestiones, los técnicos de la Diputación Provincial hacen una advertencia al Consistorio y recuerdan que la ejecución del proyecto este año "es inviable". "Los trámites de contratación y firma del contrato y aprobación del plan de seguridad y salud suponen de cuatro a cinco meses, lo cual impide si quiera empezar las obras en el presente ejercicio", declaró.

Respecto al escarpe de Alfocea, una de las obras más reivindicadas del barrio por los constantes desprendimientos a la carretera, la DPZexplicó que el Ayuntamiento "no ha podido acreditar la disponibilidad de los terrenos". El alcalde del barrio rural, Gonzalo Aragüés, lamentó el retraso, que achacó a "la falta de diligencia" tanto del anterior gobierno municipal del PSOE como del actual de ZEC. Confió en que el dinero no se pierda y se pueda impulsar la obra el próximo año.

"Inactividad pura y dura"

Este asunto suscitó debate entre la concejal de Participación Ciudadana, Elena Giner, y la edil del PP, Patricia Cavero, que criticó los retrasos. La responsable municipal señaló "desde DPZ y el Ayuntamiento el compromiso desde el principio es que estas obras se acometan y sin que la inversión se detraiga del nuevo convenio y de lo que pueda ir destinado a Alfocea o a Casetas". Giner insistió en que "el dinero no se va a perder" y que desde el Ayuntamiento "se están dando los pasos necesarios".

Para Patricia Cavero que esto ha ocurrido es "por inactividad pura y dura"."Eran obras necesarias para estos dos barrios e iban en el presupuesto por razones de seguridad", aseguró la edil del PP. "¿Por qué no se han ejecutado estas obras? Por dejadez del Ayuntamiento", concluyó.

Etiquetas
Comentarios