Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VUELTA A ARAGÓN

Zugasti fue el mas fuerte en Escucha en una etapa que se rompió por el viento

El corredor Ibón Zugasti, del Telco Aldabea de Pamplona, ha sido el más fuerte en la línea de llegada de Escucha imponiéndose a Oscar García (Superfroiz) y Pablo Hernán (CAI) en una tercera etapa de la Vuelta a la Comunidad Aragonesa en la que el pelotón se fracturó por el fuerte viento que ha soplado durante toda la carrera.

A pesar de ello no ha habido cambios en los primeros puestos de la general. Por ello continúa de líder Francisco Torrella, del Comunidad Valenciana, y con el mismo tiempo también están David Gutierrez, del Camargo de Cantabria, y Antonio Olmo del Fuerteventura. Por equipos, la clasificación la lidera una día más el Comunidad Valenciana.

La tercera etapa entre Zaragoza y la población turolense de Escucha, de 155 kilómetros, tuvo como protagonista al viento que durante toda la carrera hizo sufrir a los corredores causando estragos, ya que las diferencias al final de la etapa fueron muy abultadas y desde el primer corredor que llegó a meta el resto fue un rosario hasta los últimos en entrar, que lo hicieron muy rezagados, algunos con más de cuarenta minutos perdidos respecto al vencedor.

En el kilómetro 20 de carrera se formó una fuga con los corredores que posteriormente llegarían a meta los primeros, pero fue echada abajo en el 70 por el trabajo del Comunidad Valenciana y el Superfroiz. Sin embargo, tras enlazar se formaron tres grupos donde iban los mejores clasificados, aunque la carrera siempre estuvo controlada por el Comunidad Valenciana y el Superfroiz que no permitían que nadie se marchase con demasiado margen de tiempo.

A falta de cinco kilómetros para la meta Pedro Palou, situado en los primeros puestos en la general y que amenazaba con coger el liderato si conseguía el triunfo, e Ibón Zugasti, que al final sería el vencedor de la etapa, se fugaron junto a otros corredores como Oscar García y Pablo Hernán.

Zugasti lanzó el ataque final a falta de quinientos metros para la línea de llegada aprovechando que ésta picaba para arriba y eso le supuso meter tiempo tanto a los citados como a Willian Aránzazu.

Etiquetas