Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

El Rival

Yo a ti te conozco

El Rival Es el primer duelo oficial entre ambos clubes, pero casi todos los adversarios son viejos conocidos de los años en la LEB. El que más, el ex rojillo Nacho Martín, quien reconoce que el partido de hoy es especial.

El ex rojillo Nacho Martín salta a por un balón durante un partido del Blancos de Rueda.
Yo a ti te conozco
NORTE DE CASTILLA

Qué curioso. Hoy es el primer enfrentamiento de la historia entre el Basket Zaragoza 2002 y el Valladolid. Ahora es el Blancos de Rueda, pero en tiempos fue el Forum y, claro, dada la escasa edad del club zaragozano sus caminos aún no se habían encontrado. Cruzado sí, puesto que justo el año que el CAI disputó la ACB, el conjunto pucelano había caído al infierno de la LEB. Pero lo más curioso de todo es que el conjunto rojillo se topa con un rival al que nunca se ha enfrentado, pero del que conoce perfectamente a casi todos sus jugadores. Los presupuestos ajustados es lo que tienen, que muchos de los protagonistas proceden de abajo, de esa LEB de la que todos han salido. Nombres como Van Lacke, Barnes, Dumas, Isaac López, Diego García... Les suenan, como no. Todos ellos se han enfrentado a los zaragozanos ahí abajo. Y uno de ellos hasta ha vestido de rojillo, Nacho Martín.

Antes de empezar, los abrazos entre unos y otros parece que serán más abundantes que otras veces. Los caminos de los jugadores sí que se han encontrado numerosas ocasiones. Dumas y Barnes pasaron por León, donde Quinteros ya brillaba; el propio Martín y Aguilar eran como hermanos en Granada; Fisac ya estudiaba los sistemas del CAI en la LEB y tanto Van Lacke como Isaac López han acribillado su aro, bien sea desde Huelva o desde San Sebastián, por poner algunos ejemplos.

Pero para el que el encuentro es más especial es para el vallisoletano Nacho Martín. El ala-pívot vivió en la capital del Ebro el merecido ascenso de la campaña pasada. Fue protagonista y hoy volverá a serlo aunque formando parte del adversario.

Es de los que habla muy claro y no se esconde: "Va a ser especial, tengo muy buenos recuerdos de Zaragoza y grandes amistades. Será especial, pero una vez en la cancha ya no tienes amigos, aunque reconozco que va a ser una sensación bonita".

Él conoce bien la cancha en la que jugara esta tarde. Y a su afición, a esa que el año pasado los ayudó a regresar a la elite y que esta campaña trata de mantener al equipo entre los grandes. Ese conocimiento tanto del club como de la ciudad le hace hablar de la situación rojilla.

"El año pasado estaban acostumbrados a ganar todos los partidos y este año, en la ACB, se han encontrado con la realidad, que es dura, porque ganar cuesta mucho. Llevan cuatro victorias y aunque fuera están un poco más flojos, en casa, delante de su afición, con mucha gente apoyando, nos va a ser difícil ganar. Ellos en casa son más fuertes y van a tratar de aprovechar todas las oportunidades que tengan de ganar", comentaba el ex rojillo.

En el Blancos de Rueda es un secundario de los que suma y aporta cosas. Ya se sabe de su entrega y de su habilidad en el tiro. Y él cumple con su cometido. Para ellos dice que es "un partido muy importante en el que nos queremos quitar la mala sensación del final del encuentro ante el Barcelona, queremos seguir sumando victorias y acercarnos un poco a la Copa".

Del estilo de este Blancos de Rueda reconoce que "tiene mucha culpa el entrenador, por la filosofía de juego que tiene de presionar mucho, de ser agresivos y correr el contraataque. Pero la clave es que estamos jugando muy bien como equipo, no dependemos de una estrella y si no está uno puede estar otro". Así es.

Y de cara al encuentro tiene muy claro algo: "Sabemos que defendiendo a tope, al cien por cien, tenemos opciones de vencer a cualquier equipo".

Y lo dice alguien que conoce muy bien tanto a unos como a otros. Eso sí, a él también le conocen en el CAI. Y a Van Lacke, y a Barnes, y a Dumas, y a López, y a Robinson...

Etiquetas