Deportes
Suscríbete

SD Huesca

Y el nueve vuela otra vez

El delantero madrileño no marcaba en competición oficial en El Alcoraz desde la jornada 23 de la primera temporada en Segunda División, la 2008/2009. El miércoles se reencontró con sensaciones que tenía aparcadas. Quiere que sea el inicio de su resurrección.

Camacho (con el diez) y Roberto alzan sus brazos para celebrar el gol contra el Xerez
Y el nueve vuela otra vez
RAFAEL GOBANTES

Fue como un retroceso en el tiempo. Roberto aclamado en El Alcoraz. El gol que se le resistió en casa toda la temporada pasada más el año anterior que no estuvo. Un viaje a un pasado no muy lejano y una explosión de alegría para un delantero cuya autoestima, como es lógico, vive ligada al acierto.

Marcar en competición oficial sabe bien, aunque parece que la Copa no deja el mismo regusto de gloria que la Liga. Como si el gol tuviera menos importancia. De ahí que Roberto confiese que su principal objetivo es «anotar en el campeonato».

El de Hortaleza proclamó sin tapujos que su deseo para este año era conseguir quince goles. El que logró ante el Xerez entra en ese saco. «Sí que lo incluyo entre los quince. Ya solo me quedan catorce. Casi nada», dijo con cierto tono jocoso.

Lo principal que se le exige a un delantero es que encuentre fácilmente el camino del gol. Al margen de eso, su aportación en el partido puede ser mayor o menor. Roberto demostró el miércoles que anda fuerte, con chispa y frescura. Su despliegue de fuerzas en todas las zonas del campo fue admirable. Y su colaboración en defensa ante un Xerez que dio muchos problemas con diez jugadores resultó elogiable.

Bendito problema el que se le ha creado a Royo a la hora de conformar el ataque de mañana en Guadalajara. Aunque lo normal es que siga confiando en Tariq, pues al fin y al cabo solo han transcurrido dos partidos de Liga. «Yo lo que tengo que hacer es trabajar para ponerle las cosas complicadas al entrenador. Luego será el quien apueste por uno o por otro», comenta. Porque lo de jugar los dos no parece muy probable: «Hasta ahora estamos jugando solo con un nueve de referencia», argumenta. Torreta también se desenvuelve bien como enganche, gracias a lo mucho que se ofrece para tocar de cara. Pero esa labor está más orientada hacia un futbolista de las condiciones de Camacho, hábil entre líneas, capaz de dar un último pase y con llegada a posiciones de remate.

Y cómo pesa el partido de Alcorcón, que no desaparece del debate ni a dos días de un nuevo encuentro liguero ni con la feliz resaca de un triunfo en la Copa. «Estuvimos muy negados. Pero eso ya pasó. Fue el típico día que no te sale nada, pero ahora solo hay que pensar en lo que nos viene», subraya Roberto.

Comprende las críticas

El delantero madrileño entiende perfectamente que con solo dos encuentros de Liga se hayan vertido diferentes análisis y opiniones sobre la capacidad del equipo. Y lo explica con suma sencillez: «Es normal que cuando te sale un partido tan malo como contra el Alcorcón la gente tenga dudas e incluso que estas surjan entre nosotros mismos».

El hecho de vencer al Xerez y de, por momentos, recuperar las señas de identidad de equipo peleón, que presiona y se va para arriba convencido, no aparta la vista de dos aspectos fundamentales: uno, que al colectivo le siguen faltando patrones en la elaboración, guías que le den un estilo y un rendimiento sostenido; y dos, que pese a jugar el Huesca con superioridad numérica, el conjunto andaluz merodeó el área azulgrana muchas veces y creó demasiadas ocasiones de gol. «Es verdad que tuvieron algunas opciones de marcar, pero hay que tener en cuenta que la plantilla del Xerez es para estar arriba en esta categoría». Como el resto del grupo, 'Torreta' aspira a que Guadalajara marque un punto de inflexión en la imagen del bloque, que continúe a velocidad de crucero.

Etiquetas