Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

MOTOCICLISMO

Vuelven los malabaristas

Las estrellas del trial, lideradas por el multicampeón Toni Bou, regresan el próximo viernes al Príncipe Felipe. El Trial Ciudad de Zaragoza cumple veinte años

Bou, Cabestany, Raga, Fajardo, Oliveras... repóquer de ases en Zaragoza. Ellos serán el próximo viernes los pregoneros deportivos de las Fiestas del Pilar 2009. Los acróbatas sobre dos ruedas volverán a hacer vibrar a miles de espectadores que cada año llenan el pabellón Príncipe Felipe en una competición, el Trial Indoor Ciudad de Zaragoza, que cumple 20 años. Una prueba mimada por el área de Deportes del Ayuntamiento y sabiamente respaldada por Ibercaja. La empresa organizadora, Octagon Esedos, mantiene su apuesta por la ciudad, que forma parte del calendario del Campeonato de España desde la primera edición (2002). Tarragona abrió el 4 de julio la competición oficial y, tras el paréntesis veraniego, los pilotos vuelven a engrasar sus máquinas en Zaragoza.

 

De un multicampeón del mundo a otro dominador de la especialidad en el planeta. Jordi Tarrés, el hombre que revolucionó el deporte con una innovadora técnica de moverse encima de la moto y desplazarse por los obstáculos, tuvo el honor de abrir el ilustre palmarés del Trial Indoor Ciudad de Zaragoza. El 28 de septiembre de 1990, el Palacio de los Deportes fue el escenario de este evento, que además era la primera prueba puntuable para la Copa del Mundo Indoor. Con un cartel de lujo encabezado por Tarrés, y que se completaba con los nacionales Gabino Renales, Andrew Codina y Amós Bilbao, el francés Bruno Camozzi, el finlandés Tommy Ahvala y los italianos Diego Bosis y Donato Miglio. Tarrés fue el dominador absoluto del torneo que entonces congregó en el 'Huevo' a más de 3.500 espectadores (las entradas costaban 1.200 pesetas).

 

Con tres añitos, Toni Bou no conocía a un Tarrés que se estrenaba en Zaragoza, pero sí que tenía vigilada la moto de su padre. Posteriormente conocería al ídolo de los trialeros, "y por vídeos he aprendido el arte de manejar la máquina de aquellos ilustres que abrieron el camino al trial en España", cuenta el cuatro veces campeón del Mundo y actual poseedor el título nacional bajo techo. Su precisión, elegancia en el paso de los obstáculos y minuciosidad en la ejecución le han llevado a ser una referencia en el trial internacional, como antaño Tarrés o Colomer, otro grande malabarista de las dos ruedas.

 

Zaragoza es una plaza que gusta a los pilotos. El pabellón Príncipe Felipe muta su aspecto y se convierte en una sucesión de obstáculos donde los participantes explotan sus virtudes: dosis de equilibrio, resistencia, técnica, fuerza física, concentración, destreza y una pizca de suerte. Las cinco estrellas que deslumbrarán al público el viernes, desde las nueve de la noche, tendrán que sortear siete zonas, además de la clásica catarata que patrocina Ibercaja. Y completarán el circuito con una carrera en paralelo. La principal novedad, con respecto al formato de otros años, es que los deportistas pasarán a disputar directamente la final, en la que actuarán por orden inverso a la posición obtenida en una fase clasificatoria, y partiendo todos desde cero. En Zaragoza, Bou parte como favorito -tras la disputa de la primera cita de Tarragona, el barcelonés lidera la general provisional-, con Adam Raga como principal rival -el de Tarragona ha vencido en la capital en las ediciones de 2005 a 2007-. Aunque la depurada técnica de Albert Cabestany puede ofrecer alguna sorpresa -ya ganó en 2003 y 2004-.

 

El XX Trial Ciudad de Zaragoza llega con otra iniciativa: el estreno del CETI Júnior Challenge, una prueba destinada a crear cantera en este deporte, y que se desarrollará en dos convocatorias: Zaragoza y Gerona, el 31 de octubre. Organizado por Octagon Esedos, conjuntamente con la Federación Motociclista Española, su objetivo es dar continuidad a los éxitos cosechados por los pilotos españoles hasta el momento en esta disciplina.

Etiquetas