Despliega el menú
Voleibol

voleibol

El CV Teruel se estrella en Castellón

El campeón arrancó la Superliga con una sorprendente derrota ante L’Illa Grau por tres sets a uno. 

Daniel Herrera, del L’Illa Blau, impacta con el balón en el partido de ayer.
Daniel Herrera, del L’Illa Blau, impacta con el balón en el partido de ayer.
Alejandra Pallarés

El CV Teruel arrancó la Superliga de la peor manera posible, con una sorprendente derrota en la pista del UBE L’Illa Grau de Castellón por 3-1. Los aragoneses, que venían de imponerse en la Supercopa al Unicaja Almería, no opusieron resistencia a su rival.

El primer set cayó del lado castellonense. Los turolenses apenas cosecharon ventajas en los compases iniciales, con 0-1, 1-2 y 2-3. Pero desde ese momento los anfitriones tomaron el mando y ya no lo cedieron. Se adelantaron por primera vez (4-3) y fueron construyendo un colchón cifrado en los tres puntos (6-3, 9-6, 10-7). Incluso se dispararon a los cuatro puntos (16-12). El cuadro naranja –que ayer vestía de negro– trató sin éxito de acometer una remontada. Llegó a situarse a un solo punto (17-16), pero no fue capaz de mantener esa inercia y los locales volvieron a abrir brecha (22-18), lo que les permitió conquistar con comodidad el parcial (25-20).

Lejos de aprender la lección, el CV Teruel ingresó en el segundo set con demasiadas dudas y errores. No logró otra ventaja en los 34 minutos que duró el set que el 0-1 de arranque. Los castellonenses en seguida voltearon el marcador y fueron poniendo tierra de por medio (4-1, 8-4, 10-5...). Pero cuando estaban a cinco puntos, los hombres de Miguel Rivera reaccionaron y llegaron a colocarse a uno (10-9) gracias a las sucesivas acciones de Gavenda, Víctor Rodríguez, Plak y Ferragut. Sin embargo, los fallos en el saque lastraron esa remontada y l’Illa Grau volvió a respirar (13-11) y así fue aproximándose a la resolución con un notable 20-17. Y ahí nuevamente, en la cornisa del desastre, hubo una acometida turolense comandada por Gavenda hasta situar el 23-23. Sorprendentemente, no consiguieron remachar y los valencianos se impusieron 26-24.

La ansiada reacción del CV Teruel se desencadenó en el tercer set. El partido se escapaba y el plantel se puso manos a la obra para evitarlo. Desde el primer momento, con 0-2, se advirtió este nuevo ánimo. El momento de inflexión se produjo, con 7-7, gracias a cinco puntos consecutivos del eslovaco Gavenda. Una ventaja (7-12) que se gestionó y engordó con la aparición de jugadores como Bugallo o Ereu (11-18, 14-23...). Pero fue nuevamente Gavenda el que firmó el punto definitivo (16-25).

El cuarto –y último set– fue un reflejo de lo acaecido en el encuentro. Los turolenses comenzaron con garra y acierto (2-5), pero no tardaron en regresar a la tónica anterior. Los castellonenses fueron manteniendo cortas ventajas de dos puntos que aumentaron en los últimos compases hasta el 25-21 terminal. La sorpresa era un hecho. El campeón había caído.

Etiquetas
Comentarios