Despliega el menú
Voleibol

voleibol

Máximo Torcello: "No cambiaría Teruel por ningún lugar para vivir"

Nacido en Buenos Aires hace 38 años, acaba de completar su octava temporada en el CV Teruel. Afronta su primer curso como segundo entrenador.

Maxi Torcello, segundo entrenador del Club Voleibol Teruel. FotoAntonio Garcia/Bykofoto. 23/05/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Maxi Torcello, en la cancha del CV Teruel de Los Planos.
Antonio García/Bykofoto

¿Cómo lleva el tránsito de competir en la pista como jugador a la dirección técnica del CV Teruel como segundo entrenador?

Lo veré mejor cuando empiece la competición. Me imagino que me costará pasar del papel de jugador al de entrenador. Intentaré ser cercano a los jugadores y tengo muy buena relación con el entrenador, Miguel Rivera. Trataré de acercar a la dirección técnica la visión del jugador, de manera que seré un nexo con la plantilla.

¿Será exigente con sus excompañeros?

Hay que esperar a ver el grupo de jugadores que tenemos. El de la pasada campaña no exigía mucho esfuerzo, porque era muy trabajador. Habrá bastantes salidas y resultará un equipo nuevo.

¿La salida de tres pilares del juego naranja –Radunovic, Villena y Rangel– mermará la solvencia del equipo?

Hay que buscar recambios, pero eran jugadores de mucha calidad y será difícil reemplazarlos. Nos movemos en el mercado de fichajes para ver qué opciones hay.

¿A pesar de las bajas, habrá un CV Teruel con garantías?

Sí, aunque perderemos el gran conocimiento mutuo entre los jugadores tras pasar unos años juntos. Armar un bloque costará más tiempo. Habrá que fichar extranjeros y no los conoceremos tan de cerca, lo que implica riesgo de que el fichaje salga mal.

¿Por qué centran sus esfuerzos en el mercado internacional?

Hay muchos representantes que mandan vídeos de sus jugadores, pero hay que tener cuidado porque tratan de meter cualquier cosa con tal de cobrar su parte.

¿Por qué interesa tanto jugar en el CV Teruel?

El club se ha ganado buena fama y muchos jugadores quieren venir porque saben que es una entidad fiable, que paga al día y en la que se trabaja muy bien. Es un paraíso para cualquier jugador.

¿Sueña con volver a la Champions League la próxima temporada ya como preparador?

Es un reto muy bonito, aunque sabemos que tenemos pocas posibilidades de ganar. Enfrentarse a grandes escuadras aporta un salto de calidad al equipo. Hay que empeñarse al máximo para sacar buenos resultados. Competir con rivales mejores que nosotros nos hace crecer. Volver a Europa me gustaría a mí, al cuerpo técnico, a los jugadores y a la directiva, pero todo depende de la economía.

¿También sueña con revalidar el triplete del curso 2017-2018?

Siempre es difícil, pero el CV Teruel tiene la obligación de pelear por todos los títulos. Aun con la renovación de la plantilla, el objetivo es ganar todos los trofeos nacionales. Es muy complicado, pero se intentará.

Vista su aplastante hegemonía en las últimas dos temporadas, ¿el CV Teruel se ha quedado sin rivales en España?

Habrá que ver cómo se arman los demás equipos. Parece que Ibiza afronta un proyecto interesante y Unicaja tendrá más presupuesto. El nivel será parejo entre los principales equipos. En las últimas temporadas teníamos un bloque muy sólido, pero ahora estamos en proceso de renovación.

Usted ha sido polivalente como jugador y ahora se pasa a la dirección técnica. Fuera de la pista practica el ‘skate’ y es músico. ¿Cómo se explica esa multiplicidad de intereses?

Me gusta hacer un montón de cosas, entre ellas música, pintar, dibujar… Soy un fanático del aprendizaje. También como entrenador quiero aprender y hacerlo bien. Será un primer paso muy grande en este campo. Además, estoy aprendiendo piano desde hace tres años.

Y ya mostró su talento musical actuando en la plaza del Torico.

Con la escuela en la que aprendo piano, ofrecemos un concierto de fin de curso y actuaciones benéficas.

¿Está a gusto en la capital más pequeña del país?

Estoy muy cómodo acá. Mi hija va al colegio de la Fuenfresca y mi mujer es turolense. Me siento uno más. No cambiaría Teruel por ningún otro sitio.

¿Se identifica con la agitación social en defensa de unos mejores servicios e infraestructuras para la provincia?

Sí. Hay muchas cosas que no funcionan bien aquí –la última, el cierre de dos consultas en Ginecología del hospital– y muchos servicios no llegan. Quiero ayudar en lo que pueda para integrar mejor a Teruel en España con carreteras adecuadas y un tren renovado de una vez por todas. Quiero cosas que nos harán crecer como ciudad y también en el voleibol.

¿Cómo afectan las carencias que soporta Teruel al voleibol?

Trabajamos mucho con la cantera, pero los jugadores llegan a los 17 años y se van a estudiar fuera por falta de oferta universitaria. Eso frustra su progresión.

Etiquetas
Comentarios