Despliega el menú
Voleibol

El CV Teruel toma ventaja en Europa

Derrota al Chaumont francés tras remontar un partido que se le había puesto muy cuesta arriba.

Villena remata un tanto en la red ante la mirada de Rivera.
Villena remata un tanto en la red ante la mirada de Rivera.
A. G/bykofoto

CV Teruel se graduó ayer con buena nota en la máxima competición continental, la Champions League, al conseguir una sufrida victoria 3-2 en Los Planos frente al poderoso Chaumont VB, vigente subcampeón de la liga de Francia, una de las más exigentes de Europa. Los turolenses supieron sufrir en los momentos difíciles sin bajar nunca los brazos arropados por una incansable afición insuflando ánimos desde las gradas. Los naranjas siempre fueron a remolque en el marcador, pero tras empatar 2-2 mantuvieron la frescura para sentenciar el choque en el set de desempate.

El partido de vuelta será complicado para el CV Teruel ante un Chaumont que se lleva una renta de punto, pero la moral de los turolenses llegará por la nubes tras haber superado una primera eliminatoria de la Champions frente al Lindemans belga y remontar un duro partido ante el cuadro francés.

Empezaron mal las cosas para los locales con un Chaumont por delante en el marcador desde los primeros compases del primer set. El saque ponía en apuros a la recepción local y los franceses llegaron a tener una ventaja de cuatro puntos hasta que la reacción naranja permitió igualar el marcador a 22 puntos. El preparador francés pidió tiempo muerto para frenar la remontada y la jugada le salió bien. El asalto cayó del lado visitante por la mínima 24-26.

En la segunda manga, el CV Teruel empezó tomando la iniciativa en el luminoso pero sin descolgar al rival. Los turolenses se despegaron en el tanteo hasta un avasallador 14-6. Aunque el cuadro visitante apretó las tuercas en la recta final, el resultado se quedó en un confortable 25-20.

La iniciativa del tercer asalto correspondió al Chaumont, lo que obligó al entrenador turolense Miguel Rivera a pedir un tiempo muerto con 1-4 para evitar que se le escapara el set y, quizá, el partido. Un magistral saque de Radunovic empató la manga a 7. Siguió un intercambio de puntos hasta que el conjunto galo volvió a tomar la delantera y finiquitó el parcial con 20-25. El Chaumont con el 1-2 se había asegurado un punto en la eliminatoria.

El cuarto parcial tuvo un arranque similar al tercero, con los franceses disfrutando de ligeras ventajas en el luminoso. La distancia se alargaba hasta un preocupante 12-17 cuando Rivera pidió tiempo muerto para intentar enderezar un partido que se le escurría. El CV Teruel reaccionó, consiguió empatar a 22 y, ya enrachado, remontar en el último suspiro para ganar 25-22 y empatar el choque.

El partido se resolvió en el set de desempate. Las gradas en pie soñaban con un final épico que cayera del lado local. «¡A por ellos, oe, oe!», coreaba la hinchada naranja. El CV Teruel golpeó primero y tomó la iniciativa en el marcador. El 15-11 definitivo selló la victoria turolense, celebrada por la afición en pie como en una gran final. Un triunfo, que parecía imposible, se quedaba en casa.

Miguel Rivera se mostró «muy satisfecho» del «rendimiento del equipo y de su capacidad de trabajo y sufrimiento». Felicitó a sus jugadores porque pelearon y salvaron «balones que parecían imposibles» frente aun equipo «de alto nivel» y supieron llevar adelante de «forma fantástica» la «idea» de juego de conjunto planeada desde el principio. El entrenador naranja reconoció que el choque se puso muy cuesta arriba con 1-2 y con el marcador del cuarto set en contra, pero advirtió a cualquier rival que el CV Teruel «está vivo hasta la última pelota en disputa».

En la escuadra turolense destacó la imparable aportación anotadora de Villena, máximo realizador del choque con 23 dianas.

Etiquetas
Comentarios