Despliega el menú
Deportes

DKV

Victoria para la esperanza

El DKV Zaragoza logra otro sufrido triunfo (4-3) que lo mantiene con opciones de salvarse.

El DKV Zaragoza aprovechó ayer una de sus últimas oportunidades para eludir el descenso a la División de Plata con una sufrida victoria frente al colista, el Leis Pontevedra (4-3). El empate final del Gestesa Guadalajara ante el Azkar Lugo (2-2) deja a los castellano-manchegos con cuatro puntos de ventaja sobre el conjunto aragonés a falta de sólo 6 en disputa.

El duelo entre los dos últimos de la División de Honor comenzó con muchos nervios, pero fue el Leis, ya descendido, el que primero dio el susto: a los 20 segundos, Juan Puertas estrelló el balón en le larguero de Juanjo Silva. Las piernas de los aragoneses, atenazados por la presión, comenzaron a liberarse de sus ataduras en el munto 6 cuando Messias, en una buena jugada, inauguró el marcador. Entonces el DKV pasó a dominar la pelota, pero fueron los gallegos quienes, seis minutos después, acertaron con la red: en una contra del Leis, al portero del DKV Silva se le escapó el balón y lo tocó con la mano fuera del área.

La posterior falta fue aprovechada por Juve para devolver las tablas en el marcador. Los nervios brotaron otra vez y las imprecisiones se sucedieron en ambas escuadras. Nuevamente el Leis, sin nada que perder, protagonizó la mayoría de las jugadas ofensivas. Fueron minutos de zozobra porque el resultado que llegaba de Guadalajara enterraba definitivamente al DKV. Pero entonces surgió Marcos Latorre debajo de la línea de la meta de Marimón para establecer el reparador 2-1 en el minuto 18 con el que se llegó al descanso.

En la caseta, el DKV encontró la tranquilidad necesaria para redoblar sus esfuerzos en resolver el partido. Así, en el minuto 23 Cobeta y Eka aumentaron de forma consecutiva la ventaja aragonesa hasta el 4-1. Pero si el conjunto aragonés está hundido en la clasificación no es por casualidad, y, con una cómoda ventaja, volvió la relajación. El Leis se agigantó y el DKV se deshizo presa de sus fantasmas. Juan Puertas puso el 4-2 en el minuto 25 y siete minutos después Carlos Alberto colocó el angustioso 4-3 en el luminoso. Los aragoneses, incapaces y tocados por el peligro gallego, recordaron el desperdicio de anteriores ventajas y se afanaron en conservar la ventaja mínima. El cuadro gallego se vio con muchas opciones de sacar algo positivo del pabellón Siglo XXI y se jugó el todo por el todo: en el minuto 33 colocó a Borja de portero-jugador y paso a dominar el juego de forma absoluta. Movió la pelota con paciencia buscando el hueco por el que hacer daño en el portal de Silva, sabedor de que contaría con oportunidades. Y la tuvo: a falta de 39 segundos, Eka sacó de forma providencial una pelota de debajo de la línea de gol. Alivio en las gradas. El DKV sigue vivo a falta de dos jornadas para el final de Liga. La próxima semana toca viajar a Móstoles y el Gestesa visitará al Playas de Castellón.

Etiquetas