Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ATLETISMO

Veinte años de oro

La impresionante trayectoria de la zaragozana Luisa Larraga (Simply Scorpio) vuelve este fin de semana a sus inicios en la elite nacional: hace dos décadas besó por primera vez la medalla de oro que acredita a la campeona de España de cross absoluta.

Luisa Larraga durante aquella prueba
Veinte años de oro
HA

Es difícil que Luisa Larraga olvide aquel 3 de marzo de 1991: en el municipio de Albelda de Iregua, al sur de Logroño, una chica menudita, de aspecto frágil, finas piernas y rubia cabellera rompía todos los pronósticos y derrotaba a lo mejorcito del fondo nacional para proclamarse campeona de España de cross en la máxima categoría. «No ha llovido nada desde entonces?».

Se sorprende Luisa. Veinte años: 35 internacionalidades; trece títulos nacionales; una treintena de medallas de todos los colores y en todas las especialidades (campo a través, pista y ruta); el 'top-10 nacional' en todas las pruebas de fondo (3.000, pista cubierta y aire libre, 5.000, 10.000 y medio maratón). Veinte años, como los que reflejaba, entonces, el carnet de una mujer que daba una zancada increíble doctorándose en la elite nacional. «Ahora lo recuerdo con nostalgia porque no fui consciente de lo que hice...», expresa. Ha pasado casi dos tercios de su vida dedicada al atletismo y todavía mantiene «la misma ilusión» para avivar su particular revuelta: «Mi objetivo es Londres 2012, unos Juegos para cerrar mi círculo deportivo».

Se ve con recursos físicos, y le sobra motivación porque ama el deporte que practica. Inyectada con una buena dosis de confianza (un año y dos meses sin que se queje su cuerpo), Luisa Larraga disfruta con la campaña invernal que culminará el próximo domingo en la localidad riojana de Haro. «Ahora que estoy intentando recuperar mi espacio, me doy cuenta de mis logros deportivos y de mis marcas. Y digo, '¡cuánto corrías Luisa!'. Salía todo rodado. Quizás sea éste mi secreto en estos veinte años, que nunca me he endiosado. Siempre he seguido mis mismas rutinas, independientemente de ganar un campeonato de España o el cross Multicaja. El día a día me hace mantenerme y lo he conseguido: veinte años después acudo a un Campeonato de España».

Luisa Larraga se convirtió aquel 3 de marzo en la atleta más joven que se hacía con la corona absoluta. «Parece que lo estoy viviendo como si fuera ayer», arranca la fondista del Simply Scorpio: «Entonces, las más súper de la temporada eran Estela Estévez y Julia Vaquero. Estaban imbatibles, pero veía que podía tutearlas (tercera en el Nacional de clubes con Helios en Ciudad Real). Llevábamos unos cuantos kilómetros; iba en cuarta posición y mi objetivo era meterme entre las seis primeras para ser seleccionada para el Mundial de cross. Mi progresión era muy buena, acudía en un gran momento de forma. Pero en mi cabeza no estaba ganar esta prueba...». En Albelda sí que había una persona que tenía claro que Luisa iba a levantar los brazos en señal de victoria: su preparador Andrés Moreno. El técnico vio talento en una niña de diez años que moldeó para crear una figura de gran fondo.

Un flechazo de larga duración, treinta años, que aún perdura. «En un momento de la carrera, surgió la figura de Andrés y me dijo '¡Luisa tira!'. No me digas cómo, empecé a correr, a plantar cara a mis rivales y? vencí. Ese campeonato de España de 1991 no lo ganó Luisa Larraga sino Andrés Moreno. Mi entrenador está presente en todos mis logros personales, pero en éste, concretamente, fue fundamental».

Luisa Larraga ha recorrido miles y miles de kilómetros, una larga trayectoria en el sector del fondo femenino nacional. Sus compañeras de la misma quinta ya han renunciado a calzarse las zapatillas. La aragonesa no; explota al máximo unas cualidades naturales que le convierten en la 'carroza' del pelotón. «He logrado mantenerme a base de motivación y experiencia. Aunque no veo que la gente joven se atreva con ocho kilómetros, 'cincomiles', 'diezmiles' y maratones. Es muy sufrido y exigente. Y, si hay lesiones, la gente se difumina y abandona. Yo no me considero una ganadora nata: cuando me han salido las cosas es porque he estado tan sumamente bien que no he podido hacerlo peor. Pero ahora, cuando sigue vivo el sueño de codearme con la elite internacional, es inevitable acordarte del físico, ¡que tengo 40 años!», admite Luisa.

El cuarto de los recuerdos guarda, en un lugar preferente, esa primera medalla de oro absoluta del Nacional de cross; el dorsal 154 sujetado con imperdibles en la camiseta roja de la selección aragonesa; la instantánea que retrató a una Luisa Larraza, melena al vuelo y zancada poderosa, directa al triunfo. Luisa retiene los momentos de una película de largo metraje. «En veinte años ha habido momentos dulces y amargos. Brillantes, como el doblete en el Nacional de campo a través en 2002, una temporada tremenda. Los dos maratones del año anterior tuvieron la culpa: en Valencia (hace diez años) hice 2 horas 30 y fui al Mundial de Canadá, aunque no lo redondeé con una buena marca. Pero el fondo que me quedó fue magnífico...».

En septiembre del año pasado, Luisa se volvió a encontrar con un podio en el Campeonato de España de medio maratón: bronce en Puerto Sagunto. La luz después de un calvario de tres años enlazando lesiones. «Ha sido un salto cualitativo. Corro muy a gusto, cada día limo cosas. Estamos haciendo mucha incidencia en la fuerza, que es donde podemos tener nuestro margen de mejora. Emocionalmente estoy muy fuerte...». Luisa Larraga quiere seguir dando que hablar: «Mi prioridad es no lesionarme y fijarme algunos objetivos para que me siga motivando: el Nacional de medio maratón y, en la pista, abordar los 10.000 metros».

Y en su mente, Londres 2012. Un maratón. «Siempre queda en un currículum el ser o no ser olímpica. He tenido mala suerte: en los años previos a unos Juegos hacía buenos resultados y, llegado el momento, nada: 2000, 2004, nueve décimas en un 10.000... Es cuestión de suerte, pero soy antisuerte. Luisa no ha podido acudir y podrían ser mis terceros Juegos. Pero no me van a quitar el sueño porque soy muy racional», asevera. Luisa Larraga vuelve este domingo al origen que dio sentido a su vida hace dos décadas. «No ha llovido casi nada...».

3 de marzo de 1991. Luisa Larraga lanzada a la victoria en el Nacional de cross que se celebró en la localidad riojana de Albelda. Subió al primer cajón del podio como promesa y absoluta.

22 de febrero 2011. La fondista del Simply Scorpio recordará en el Nacional absoluto de campo a través de Haro del próximo domingo que hace dos décadas besó la medalla de oro. Larraga, ayer en el Palacio de los Deportes.

Etiquetas