Despliega el menú
Deportes

GOLF

Una novata con estrella

Cristina Marín estrena su palmarés con la Universidad de Florida, donde estudia.

Cuando hay que tomar una decisión, siempre se agradece un 'empujoncito'. Cristina Marín encontró el apoyo de su padre, José Luis, cuando se planteó que quería compaginar su deporte favorito, el golf, con los estudios. En agosto del año pasado cogió su bolsa con los palos y dio el salto a Miami, donde cursa estudios en la Universidad Internacional de Florida. "Ésta es una gran oportunidad. Si te quedas en España tienes que elegir entre golf o carrera", reconoce la zaragozana, que el próximo día 12 cumple 19 años. Es la jugadora "freshman", o novata, del equipo al ser el primer año, pero su calidad ya la ha demostrado en el campo al adjudicarse el Koasati Pines Collegiate Class, en Kinder (Louisiana). Su aportación contribuyó a que su universidad, perteneciente a la Primera División de la NCAA, se impusiera por equipos. Además fue nombrada 'Jugadora de la semana', por la Golfweek Magazine, y 'Jugadora del Mes', en la Conferencia en que compite en la NCAA.

La figura de su padre vuelve a aparecer cuando Cristina recuerda sus inicios en el golf, con 11 años, aunque sus primeros golpes fueron con la raqueta, en las pistas de la Federación Aragonesa. Tenis, clases de piano, los estudios... "No podía llegar a todo, así que decidí que quería tomarme en serio el golf". El campo de la Base Aérea fue su primera escuela y Los Lagos, su actual club, donde se hizo como jugadora bajo la tutela de su profesor Diego de Miguel. Con los torneos llegó la experiencia y los premios: campeona de Aragón infantil, de 2ª categoría, del II Puntuable Zonal Cadete, oro Júnior-Sub-21 de Navarra, campeona absoluta femenina de Aragón...

A mediados del año pasado, la valiente Cristina Marín ya sabía que Miami sería su destino, y Business, el equivalente a Empresariales, su futuro profesional. "Este primer año es de rodaje, y contacto con el golf a alto nivel, y estoy encantada. En principio, la aspiración es completar aquí la carrera e ir mejorando el nivel de juego, sin crearme otras expectativas a largo plazo como es el profesionalismo, pero tampoco lo descarto", explica la joven.

Cristina comparte un apartamento dentro del campus con otras tres chicas, dos de ellas de su equipo. "La vida la hacemos dentro de la Universidad. Es un mundo aparte. Hay que tener en cuenta que estamos más de 30.000 alumnos y solo para desplazarte por el interior necesitas un vehículo. Yo, de momento, me arreglo con una bicicleta", cuenta.

La zaragozana juega en el equipo titular de la Universidad de Florida. El roster se completa con las colombianas María Hernández y Paula Hurtado, la venozolana Mónica Arreaza y la estadounidense Roberta Nieves. "Los equipos universitarios gozan de mucho prestigio y nivel. Hay que tener en cuenta que, en muchos casos, es el paso previo al profesionalismo. Somos muy apreciados y mimados al representar a la Universidad a la que damos triunfos y repercusión. Incluso somos un ejemplo a seguir. Aquí, el golf es un deporte muy popular", relata Cristina.

Un año para madurar como deportista y como persona. "Los primeros días fueron duros porque te integras, por tu cuenta, en otro país con un idioma y unas costumbres diferentes. Echas de menos todo, pero la lejanía me ha servido para madurar y saber resolver los problemas por mí misma. La ayuda de mis padres y mis amigos es muy importante, pero la adaptación ha sido rápida gracias a mis compañeras del equipo y a mi entrenador (Joe Vogel). Ahora son como mi familia".

Y, además del gimnasio, las clases y los entrenamientos de golf, a Cristina le toca coger el avión: Texas, Carolina del Norte, Louisiana, Arakansas... Viajes que le permiten tener contacto con las figuras de la elite internacional. "Hace una semana asistí al CA World Golf Championship, en el Doral, al que acudieron los 81 mejores golfistas del mundo. Pude ver aTiger Woods, Ernie Els, Adam Scott..., incluso conseguí hablar con Sergio García, Miguel Ángel Jiménez, Els y los argentinos Cabrera y Romero. Fue una experiencia maravillosa e inolvidable".

Etiquetas