Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Una derrota que duele

El último tropiezo del CAI escuece por ser ante un rival directo al que se demostró que se podía ganar y en un duelo impuesto por la ACB.

Andrés Miso choca contra Cuthbert Victor durante el encuentro del domingo.
Una derrota que duele
EFE

La del domingo es una de esas derrotas que duelen, que escuecen en los protagonistas por varios motivos y que tratan ya, aunque no vaya a ser nada fácil, de olvidarla. Hay tropiezos y tropiezos y este es de los que castigan. Fundamentalmente porque fue ante un rival directo en la lucha por la permanencia como el Menorca Basquet, porque a lo largo del encuentro quedó patente que el CAI Zaragoza tiene plantilla y calidad suficiente como para derrotar a los baleares y, por último, porque fue en unas circunstancias extrañas para los rojillos, quienes tuvieron que viajar a Mahón el mismo día del duelo. Todo eso deja huella. Sólo cabe esperar que no sea profunda y que la herida se cure en breve.

Uno de los que ayer admitía el carácter doloroso de la derrota era uno de los veteranos de la plantilla, Andrés Miso. El jugador rojillo reconoció que "sí que duele, sobre todo cuando es contra un rival directo en un partido en el que podíamos haber sacado algo positivo. La victoria nos hubiera permitido dar un salto grande para hacer una primera vuelta muy buena. Pero no pudo ser. Ahora tenemos otro partido muy difícil y habrá que trabajar duro durante la semana e ir a Madrid como a Barcelona, sin complejos, e intentar hacer el mejor partido posible".

El escolta habló de las opciones de triunfo que tuvieron pero que se les escaparon: "Ellos la verdad es que hicieron un baloncesto muy agresivo en la primera parte, estuvieron muy activos en defensa y a nosotros no sé si nos afectó el tema del viaje pero no se nos veía dentro del partido, activos. Nuestras caras decían que no estábamos bien. Pero después del paso por el vestuario el equipo tuvo otra cara, se jugó más agresivo y estuvimos ahí, nos pusimos a cuatro puntos y fue una pena porque nos faltó ese último empujón para llegar al final con opciones".

En su larga trayectoria profesional Miso ha vivido desplazamientos casi de todo tipo y por ello era una voz cualificada para hablar de la obligatoriedad de viajar en el día. "Pienso que esto lo único que hace es darle ventaja al equipo de casa. Yo soy de los que piensa que al ser dos equipos que no jugamos competición europea el partido se podía jugar perfectamente entre semana, que habría sido lo más justo. La ACB decidió que se jugara y creo que esto da ventaja a los locales porque nosotros dormimos en un lugar distinto al del partido, nos tuvimos que levantar a las seis de la mañana y volar el mismo día", aseguró.

A pesar de ello no lo utiliza como excusa: "Es de valientes el no buscar excusas y pensar que aun con el viaje y con todo lo que ocurrió estuvimos ahí y tuvimos que haber dado la cara, acabado esa remontada y haber llegado al último minuto con opciones. No fue así y hay que olvidarse del partido y pensar en el siguiente".

Etiquetas