Despliega el menú
Deportes

SD HUESCA

Un seguro de vida

Eduardo Navarro firmó una actuación memorable en el encuentro del pasado domingo ante el Tenerife. El meta zaragozano está aprovechando la oportunidad que le ha dado Calderón de comenzar la Liga como titular.

Diario de Avisos, La Opinión y El Día. Más toda la prensa aragonesa. El reconocimiento al extraordinario partido del guardameta Eduardo Navarro en Tenerife fue unánime. La actuación del meta azulgrana resultó determinante para que el Huesca puntuase en la isla. También el trabajo defensivo de todo el colectivo, pero sus intervenciones puntuales, especialmente ante los remates de Nino, merecieron una mención especial.

Navarro es un chico discreto y muy trabajador. Encaja perfectamente en la filosofía de un Huesca humilde, consciente de que en la sencillez reside su fuerza. Es complicado encontrar un futbolista que saque pecho. Goleador o defensa, centrocampista o portero. El equipo es un panal sin abeja reina.

"Desde el primer día me encuentro bastante bien, tanto en la ciudad como con el equipo. Este año me han brindado la oportunidad de empezar jugando y estoy dando todo lo que puedo. A nivel individual estoy contento, pero esto es muy largo". Así describe Eduardo su felicidad. Sin quitarse mérito pero sin dejar de agradecer a todo lo que le rodea lo que está viviendo.

Completo en todo

Por abajo, por arriba, siempre bien colocado, ágil de reflejos y a la vez dominador de los espacios en el área... en todas las facetas del juego Eduardo obtuvo sobresaliente en Tenerife. En el gol de Ángel, vendido al uno contra uno, se tuvo que conformar con desviar el balón, pero éste dio en el palo y acabó entrando.

"Me siento feliz con mi actuación, pero hay que dejar claro que en defensa estuvimos muy bien. Paco Borrego lo hizo fenomenal, Chechu, Robert... todas las ocasiones que tuvo el Tenerife las defendieron bastante bien", sostiene el guardameta salido de los juveniles del Stadium Casablanca de Zaragoza.

"Hay que darle un diez a todo el equipo porque era un campo muy difícil, ellos juegan muy bien y hay que valorar mucho este punto", añade, repartiendo loas al grupo con el que comparte la aventura de consolidarse en Segunda División, medio siglo después.

Dilatada experiencia

Eduardo, no obstante, ya ha disfrutado de muchos minutos en Segunda en las filas del Lleida. También ha defendido la meta del Figueruelas, el Binéfar y el Barbastro en Segunda B. Su experiencia le hace consciente de la fuerza del bloque. "Esto es un deporte colectivo. Hay días buenos y días malos y nunca puedes estar confiado. La temporada es muy extensa, son cuarenta y dos jornadas y hay que estar con los cinco sentidos", confiesa el cancerbero del conjunto oscense, que solo tiene palabras de cariño para sus compañeros de equipo y rivales en la lucha por la titularidad.

"La verdad es que Miguel (Martínez) y Jorge (Larrosa) lo están haciendo muy bien, están entrenando a tope como yo desde el principio de la temporada. Es una competitividad totalmente sana la que hay entre nosotros y eso para los porteros nos ayuda a rendir mejor en los entrenamientos y después en la competición. Por eso digo que hay que valorarlo todo a la hora de hablar del buen momento de uno o de otro", admite Navarro, en otra declaración de modestia y respeto hacia sus compañeros.

Su competencia más directa es Miguel. El meta riojano también realza las virtudes de Eduardo. "Es muy buen portero y una gran persona. Trabajo muy a gusto con él y también con Jorge. Luego ya quien juegue es una cuestión del entrenador, que es el que debe decidir", señala.

En la clasificación del Trofeo Zamora de Segunda División, Eduardo ocupa la décima posición -la misma que el equipo oscense en la tabla-, con cuatro goles encajados en cuatro encuentros.

Cuando se acercaba el inicio de la Liga, el dilema sobre quién ocuparía la portería estaba latente. El propio Antonio Calderón llegó a insinuar que la igualdad entre ambos porteros le tenía sumergido en la duda. Finalmente optó por Eduardo -Miguel solo ha jugado el encuentro de Copa del Rey ante el Rayo Vallecano- y el guadameta zaragozano ha respondido con creces a la confianza que el míster ha puesto en él. "Pero no se puede bajar la guardia en ningún momento", apostilla.

Etiquetas