Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

HOCKEY

Un regalo mundial

El zaragozano Andrés Mir celebra su debut en el Campeonato del Mundo que se celebrará del 28 de febrero al 14 de marzo en Nueva Delhi.

El aragonés Andrés Mir, en un partido con la selección española
Un regalo mundial
HERALDO

Andrés Mir se ha acostumbrado a celebrar su cumpleaños a lo grande. El 25 de enero de 2006, el zaragozano hacía 19 años y recibió los besos de su familia, el tirón de orejas de sus amigos y una llamada telefónica del seleccionador del combinado absoluto de hockey hierba, Maurits Hendriks, que le obsequiaba con el regalo más añorado: debutar con el primer equipo. Fue en Sudáfrica, en los Test Series de Johannesburgo. Hace casi un mes, el jugador, formado en la prolífica cantera del Salduie 78, alcanzó los 23 años. Y esta vez el agasajo fue mayúsculo: ¡un billete para el Campeonato del Mundo de la India! "Hace unos años ni me imaginaba que pudiera disputar un Mundial. Siempre me he puesto objetivos ambiciosos en mi carrera, pero con los pies en el suelo. Ahora debuto en una competición de este nivel y es increíble", contesta, emocionado, el aragonés, que mañana parte rumbo a Nueva Delhi, escenario del evento que se prolongará del 28 al 14 de marzo.

 

El premio llega en el momento "más dulce" de la trayectoria de Andrés Mir, que vive, estudia y se forma en la Residencia Blume de Madrid. La culminación a un constante trabajo que han sabido reconocer los técnicos de la Federación Española desde las categorías inferiores hasta la reina. "Hendriks me abrió las puertas de la absoluta en el torneo de Sudáfrica. Me dijo que fue uno de los mejores debuts de una persona que llegaba por primera vez a la selección", recuerda. Su exitoso estreno tuvo continuidad en junio de 2006, cuando participó en Barcelona en tres amistosos contra Corea con motivo del centenario del hockey en España. En el horizonte, el Europeo de Manchester. Hendriks pedía lo máximo a sus jugadores y el zaragozano lo sabía. "No estuve a la altura que él reclamaba y me quedé fuera de la lista. Aprendí que hay que trabajar mucho para alcanzar las metas", reconoce el lateral izquierdo, oro continental sub-21.

 

Mir dio el salto del Salduie al Terrassa, donde militó dos campañas. En 2007 fichó por el Club de Campo de Madrid, de la máxima categoría nacional, con el que logró el año pasado el mayor galardón personal: ser nombrado mejor jugador del Europeo de clubes absoluto, en la modalidad de hockey sala, disputado en la cuidad alemana de Russelheim. El internacional conquistó el subcampeonato con su equipo tras completar una brillante actuación individual. Una "alegría inmensa" que añadía un plus de motivación a Mir, que se quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Pekín -"sabía que era muy difícil entrar en la lista", admite-, para abordar una temporada en la que sobresalía en el calendario el Campeonato de Europa en Amsterdam. En el banquillo de la selección un nuevo rostro, Dani Martín, que no llamó al defensa de poderoso físico que dirige el stick con determinación sobre la moqueta.

 

Una nueva "decepción" que no hundió al zaragozano que se mantuvo fiel a su máxima: "Trabajar". Su regularidad, virtud que gusta destacar, le abrió, de nuevo, las puertas a la 'roja'. Martín no dudó en incluirlo en la nómina de especialistas que jugarían el prestigioso Trofeo de Campeones en Melbourne, Australia, del 28 de noviembre al 6 de diciembre. La "mejor recompensa" al tesón. "Trato de ser prudente y no hacerme ilusiones, nunca me he visto fijo", dice con humildad. Andrés Mir no desaprovechó la titularidad que le brindó Martín, y el seleccionador le ha recompensado con la mayor satisfacción para un jugador: competir en el segundo torneo por rango a nivel internacional tras unos Juegos: "Es lo máximo, estoy en una nube". Andrés Mir ya tiene preparada la maleta que llevará a la India. No faltan las muñequeras blancas con los nombres bordados de sus padres (Carlos y Carmen), sus hermanos (Alejandro, Eduardo y Jorge) y donde incluirá el de su abuela (Loreto). "El recuerdo de mi familia me reconforta. Además, han creado moda; hay algunos compañeros que han copiado la idea", cuenta entre risas.

 

Nueva Delhi recibirá a las doce selecciones (Grupo A: Alemania, Holanda, Corea, Argentina, Canadá, Nueva Zelanda; Grupo B: Sudáfrica, Pakistán, India, Australia, Inglaterra y España) entre fuertes medidas de seguridad tras las amenazas lanzadas por una facción de Al-Qaeda. "Nos ha dicho que el hotel está fuertemente protegido por la policía, que tiene programado un dispositivo de seguridad muy completo para ir al estadio (Dhyan Chand, situado en el corazón de Delhi, cerca de la Puerta de la India). A mí no me genera ningún temor. Uno de mis sueños que quiero cumplir como deportista es competir en un Mundial y es una realidad", se despide Andrés Mir.

Etiquetas