Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Todavía faltan piezas para completar el puzle

El conjunto aragonés todavía tiene que fichar a dos jugadores comunitarios más.

El esqueleto del CAI Zaragoza va tomando forma. A día de hoy, son siete los jugadores que tienen contrato y que estarán a las órdenes de José Luis Abós esta temporada: Sam Van Rossom en el puesto de base, Wright, Toppert y Burtschi en el juego exterior y Aguilar, Hettsheimeir y Archibald, dentro de la pintura. Todo parece indicar que muy pronto se unirá a ellos Carlos Cabezas, que de quedarse en España, tendrá que hacerlo en Zaragoza ya que ningún otro equipo español presentó una oferta firme por él. «Ahora solo pienso en el CAI, soy jugador del CAI Zaragoza», asegura el director de juego andaluz. Seguramente será así porque el malagueño quiere volver a demostrar su calidad en la ACB y dar pronto el salto a un 'grande' español que compita en Europa. Hasta que termine por concretarse su futuro, Cabezas ha comenzado a ejercitarse con un preparador físico en Málaga para llegar en perfectas condiciones a la pretemporada.

Con este marco y teniendo en cuenta la nueva normativa de los cupos en la ACB, la plantilla quedaría de la siguiente manera: Wright y Burtschi ocuparán las dos plazas de extranjeros; Van Rossom, Toppert (pasaporte alemán), Archibald (escocés) y Hettsheimeir (pasaporte español pero no es seleccionable), las comunitarias y, por ahora, solo Cabezas y Aguilar ocupan dos de las cuatro plazas obligatorias (en plantillas de 11) para los jugadores de formación.

Faltan dos fichajes

Al CAI Zaragoza únicamente le resta firmar la contratación de un alero y un pívot para dar por cerrada la plantilla ya que, tal y como ha declarado el director deportivo del club, Willy Villar, la ficha número 11 será para un joven de formación (alguien de la cantera). Por lo tanto, los dos fichajes deberán ser comunitarios, uno de ellos obligatoriamente seleccionable.

El jugador elegido para ocupar la posición de '4' es Guille Rubio, al que todavía le queda un año de contrato con el Unicaja de Málaga. Pese a haber un acuerdo entre ambos clubes, éste no termina de cerrarse por diversas cuestiones económicas y de futuro (el primer año vendría cedido) que atañen al jugador. Además, en las últimas horas, el Cajasol también se ha interesado en el ala-pívot catalán, convirtiéndose en otra medida de presión para un jugador al que en Málaga quieren dar salida. A expensas de concretar su futuro, que todo parece indicar que será próximamente, Guille Rubio se ejercita en solitario todos los días en el club andaluz.

Para la posición de escolta, la entidad aragonesa ha preguntado por 'Fede' Van Lacke. El jugador ya ha mostrado su intención de no regresar al que ha sido su equipo los últimos años, el Blancos de Rueda Valladolid. El argentino, de 31 años, cuenta además con pasaporte español por lo que, según los derechos adquiridos en el escenario de regulación de plantillas, está considerado jugador de formación. Van Lacke es una de las excepciones contempladas en el nuevo marco de contratación de la Liga Endesa y, por tanto, cuenta como cupo. Otro de los pretendidos por el conjunto que dirige José Luis Abós era el catalán Jordi Grimau, pero acaba de fichar por el UCAM Murcia.Todavía quedan 22 días para que empiece la pretemporada y se termine de perfilar el equipo.

Etiquetas