Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Un inesperado tropiezo para terminar (87-80)

El CAI concluyó su pretemporada en tierras madrileñas con un inesperado tropiezo ante el Alta Gestión Fuenlabrada. Los de Segura se enfrentaban con una de las plantillas a priori más débiles de la competición y que contaba con dos importantes bajas en el juego interior (Peter John 'P.J.' Ramos y Rafa Vidaurreta). A pesar de ello, los aragoneses no fueron capaces de doblegar a un rival que tuvo en Oleson, Saúl Blanco y Antonio Bueno sus grandes baluartes. Por parte zaragozana debutó el interior checo Ondrej Starosta con una buena actuación, pero los excesivos errores (20 pérdidas) condenaron a los de Segura.

El partido de ayer fue igualado, intenso, con bastante acierto por parte de ambos, pero el CAI no supo aprovechar su ventaja tanto numérica como de centímetros en la pintura. El inicio fue un auténtico festival de triples con los pívots como protagonistas (Mainoldi y Larry Lewis). Parecía que cuando el juego interior rojillo funcionara todo sería más fácil. Garcés, mucho más motivado que en otros choques, ofrecía buenos bloqueos y anotaba con contundencia. Y cuando salió Starosta aprovechó esos minutos. Pero en el bando contrario Antonio Bueno se beneficiaba de su mayor velocidad para anotar en rápidas transiciones. Ya por aquel entonces los desajustes atrás del CAI eran evidentes.

La igualdad predominó en todo el encuentro. O la propició el equipo de Curro Segura. Cuando jugaba con tranquilidad sus sistemas tomaba ventaja y, sin embargo, cuando se precipitaba y perdía algunos balones absurdos permitía que los de Fuenlabrada le dieran la vuelta.

En esa lucha estuvo todo el encuentro. Si Starosta culminaba buenas asistencias de sus bases, Saúl Blanco rompía a los rojillos (algo dormidos en defensa) con sus penetraciones. O si DP se fajaba bien bajo los aros, Oleson acribillaba al CAI a triples.

A los aragoneses les faltó calma y concentración, y lo pagaron en los últimos minutos del partido en los que los locales amarraron la victoria con los libres.

Etiquetas