Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CICLISMO

Un Giro festivo y para escaladores

El Giro-2011 (7-29 de mayo), cuyo trazado fue presentado este sábado en Turín, festejará los 150 años de la unificación italiana atravesando lugares simbólicos, con difíciles etapas de montaña, como las subidas al Etna o los caminos de tierra del puerto Finestre.

La principal carrera ciclista italiana saldrá de Turín, la primera capital de la Italia unida, con una contrarreloj por equipos y terminará en la Piazza del Duomo de Milán, frente a la catedral gótica de la capital lombarda.

Siguiendo las huellas de Giuseppe Garibaldi, la 94º edición del Giro pasará por Sicilia, como hizo el líder unificador y por otros lugares ligados a su vida, como Quarto (4ª etapa) -barrio de Génova donde se reunió con el futuro rey Víctor Emmanuel II- y Castelfidardo, donde las 'Camisas Rojas' consiguieron una victoria crucial sobre las tropas del Papa.

La elección de estos lugares en el recorrido supone el particular homenaje de la carrera a la historia de su país, pero el patrón del Giro, Angelo Zomegnan, afirmó que se ha querido además elegir un trazado que favorezca el espectáculo, especialmente con duras etapas de montaña.

Antes de los 'platos fuertes' y las ascensiones más difíciles, el Giro vivirá su primer momento importante en la 5ª etapa (11 de mayo), de Piombino a Orvieto, con un recorrido por las 'strade bianche' de la Toscana, con carreteras rurales, no del todo asfaltadas y estrechas. "La experiencia de 2010 nos dio ganas de buscar otra porción de strade bianche, que será el gran momento del día", comentó Zomegnan.

Los aspirantes a la 'maglia rosa' deberán después hacer frente en dos ocasiones al Etna, por dos lados distintos (9ª etapa), antes del fin de semana que podría ser clave, con los Alpes Cárnicos y la subida al célebre Monte Zoncolan por su parte más dura y el paso a Austria (13ª y 14ª etapa).

En la 16ª etapa, el pelotón tendrá que hacer frente a una contrarreloj entre Belluno y Nevegal, que podría ser decisiva, antes del final de la carrera.

En caso de llegar con cortas diferencias al último fin de semana, el puerto de Finestre (2.178 metros) podría dictar sentencia en el penúltimo día, en la conclusión de la etapa más larga, de 242 kilómetros con llegada en Sestriere.

El último día tendrá lugar la tradicional contrarreloj, que vuelve a Milán tras las experiencias en Roma (2009) y Verona (2010). Hace dos años, esta crono ya fue decisiva cuando el ruso Denis Menchov y el italiano Danilo Di Luca, derrotado por 20 segundos, habían llegado muy igualados a la última jornada.

La presentación del Giro se produce en la misma semana en que se dio a conocer el recorrido del Tour de Francia-2011, que también apostó por un trazado que favorece en principio a los escaladores.

Etiquetas