Despliega el menú
Deportes

NATACIÓN ADAPTADA

Un equipo de campeones

CAI Deporte Adaptado El club zaragozano participa en los Campeonatos Absolutos de España por Clubes que se disputa en Oviedo con un grupo de once nadadores que ambicionan llegar a lo más alto.

Javier Hernández, lanzado a su principal desafío: ser paralímpico en Londres 2012.
Un equipo de campeones
ALFONSO REYES

Equipo: grupo de personas organizado para el logro de un objetivo", define el diccionario. Once nadadores del CAI Deporte Adaptado forman un equipo admirable, dispuesto a cumplir el reto más ambicioso: llegar a lo más alto en el Campeonato de España de Clubes de Natación Adaptada. Triunfar, el significado más hermoso de la suma de esfuerzo y superación. Diego Batuecas, Nuria Embid, Juan García, Héctor Gil, Fernando Gracia, Javier Hernández, Paz Monserrat, Genrri Tejada, Beatriz Mansilla, David Balero y María Ángeles Pasamar forman la alineación más brillante de una escuadra que desde hoy buscará en Oviedo coronarse como la mejor. La empresa es difícil por el nivel de los rivales, pero el bloque que preparan Raúl Moreno y Quique Ruiz no maneja en su vocabulario la palabra imposible.

La referencia del CAI DA es ese segundo puesto que capturó el año pasado en Cádiz. La entidad zaragozana es una potencia en el agua, donde sus deportistas explotan su mejor arte que no entiende de limitaciones. Han hecho suyo un medio y un deporte pensado para cuatro extremidades, y convertido en cotidiano gestos que más allá de la imaginación. En Cádiz, el CAI DA tocó el cielo, porque el segundo puesto supo a gloria. Un total de 25 medallas de todos los colores, récords nacionales y una plaza en el ranquin que le confirmaba como un equipo temible. Este fin de semana, en la piscina municipal Parque Oeste de Oviedo, el club zaragozano también apunta a lo más alto. No pecan de codicia; al contrario, estos hombres y mujeres tienen un apetito voraz por comerse medallas y batir registros.

El equipo de campeones se presenta: la incombustible Paz Montserrat hace cima cada día desde hace tiempo, cada vez que entrena como si el tiempo llevase dos décadas detenido y cada momento que compite. Con 54 años, su currículum es majestuoso: 131 oros en Nacionales absolutos, triple medallista paralímpica y cuádruple mundialista. Juan García, delegado y capitán, a sus 42 años combate una discapacidad degenerativa brillando en 50 y 100 libres (S8). Marian Pasamar es una coleccionista con clase: 90 medallas en Nacionales, durante 20 años de carrera deportiva, enmarcan una vida cincelada por duelos decisivos con la rehabilitación y la logopedia. Diego Butuecas ha hecho de la braza un estilo y de Londres 2012 un desafío; con seis medallas absolutas previas a alcanzar la mayoría de edad y una carrera tan emergente, su nombre aparece anotado en rojo en los planes futuros del seleccionador nacional. Nuria Embid concentra toda su esencia en un envase reducido, como los mejores perfumes; compite desde 1995 y frecuenta los 50 libres y 50 espalda (S4) y ha ganado 12 medallas. Beatriz Mansilla sabe que transmite una imagen feliz que le enorgullece hasta el punto de ser capaz de celebrarlo saltando y bailando sobre la silla de ruedas; internacional en Sheffield 99 y en Copenhague 2000, suma siete metales. Héctor Gil compite desde 1995, tanto en 50 braza (SB3) como en 50 y 100 libres (S4), y acumula 13 preseas; su fuerza interior le permite prepararse en solitario y superar siempre las previsiones. David Valero dice que no abandonará nunca la natación, ni la alegría, aunque arranque con drama; y frecuenta los 50 libres y 50 espalda (S4). Fernando Gracia, velocista, especialista en 50 y 100 libres (S10), de carisma galopante y alegría contagiosa, su palmarés está por estrenar, pero ya se acerca a los mejores tiempos que quienes nadan más rápido. Javier Hernández, bracista sin brazos, sus cuatro medallas de oro, una de plata y un récord de España en apenas dos Campeonatos de España anuncian una progresión impactante.

¡Suerte equipo!

Etiquetas