Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Un día para salir del pozo

El Real Zaragoza puede abandonar mañana la zona de descenso en caso de vencer al Almería.

Aguirre da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento.
Un día para salir del pozo
OLIVER DUCH

"Es un día (mañana) para sumar los tres puntos como sea, yendo de cara". La frase es de Miguel Ángel Corona, aquél centrocampista fino y de toque que fichó el Real Zaragoza porque era la joya de la cantera del Real Madrid y que luego puso rumbo a cualquier parte, a Almería en este caso. Idéntico pronunciamiento se hacen para sí mismos los futbolistas de Javier Aguirre. He aquí un encuentro que ganar desde los recursos con que se cuenta, desde el fondo de la tabla, desde la ubicación menos airosa que cabe en la élite del fútbol español y sin que medie una revolución de invierno en la configuración de la plantilla.

Por fin asoma en el horizonte un partido accesible y de aspecto prometedor para el Real Zaragoza: si el equipo del Vasco vence al Almería, en el estadio de los Juegos Mediterráneos, dejará la posición de farolillo rojo de la clasificación de Primera División e incluso contará con la opción de abandonar la parte más comprometida de la tabla, la que indica los tres lugares de descenso a Segunda al término de la campaña. Acaso por esta sola razón, Aguirre ha señalado el día de mañana en un rojo intenso, cercano a su encendido carácter como entrenador.

Se enfrentan el último contra el penúltimo, dos equipos que, según la tabla clasificatoria, muestran un nivel parejo y atraviesan por problemas más o menos similares. A los dos les cuesta un mundo marcar goles y los dos encajan con suma facilidad. En sus respectivos haberes sólo figura una victoria a lo largo de la presente campaña. Su diferencia es la que se deriva de un empate: un solo punto, nada más. Andaluces y aragoneses han tomado la decisión de cambiar de entrenador recientemente con el objetivo de cambiar tendencias de fondo. José Luis Oltra ha sustituido a Juan Manuel Lillo al frente del Almería. Javier Aguirre tomó el testigo dejado por José Aurelio Gay y Nayim. Esta contienda tiene de entrada el aspecto de un duelo entre partes iguales.

Quien resulte vencedor, puede avanzar considerable terreno en la pugna cerrada que todavía se registra en los sótanos de la Liga. Justo por encima de donde viven actualmente Real Zaragoza y Almería se anuncian encuentros complicados para el Levante y el Sporting de Gijón, otras dos escuadras implicadas en la batalla por la supervivencia. Los valencianos juegan hoy contra el Atlético de Madrid, un equipo herido por la derrota sufrida en casa frente al Espanyol y que necesita reivindicarse de nuevo para liberarse de presiones. El Sporting de Preciado se enfrenta, precisamente, al bloque de Mauricio Pochettino, que se ha encaramado al cuarto lugar de la tabla tras mostrar un interesante nivel de fútbol en el Calderón. El choque entre Málaga y Racing muestra menos indicativos claros; pero tampoco se presume sencillo para el bloque dirigido por Manuel Pellegrini, otro entrenador de reciente aparición en el escenario del descenso.

Antes de que se llegue al parón de Navidad y a la apertura del mercado de invierno, el partido de mañana ante el Almería es considerado por el área deportiva del Real Zaragoza como el litigio más adecuado "para rascar puntos" en la carrera de larga distancia emprendida hacia la salvación. Luego esperan el Real Madrid, en La Romareda, y Osasuna, en el Sadar.

El estadio de los Juegos del Mediterráneo no es, por otra parte, un escenario de pasado negro o de historias de compleja digestión. Al revés. Allí se cuenta uno de los pocos triunfos obtenidos por el Real Zaragoza fuera de casa en los últimos años. Almería, en este sentido, evoca algún principio de reacción. Bajo el mando de Agapito Iglesias, el Real Zaragoza ha sabido ganar en ese campo. Ahora, de alguna manera, se quiere revivir la experiencia.

En este marco general, el Real Zaragoza trabajó ayer con suavidad, en una jornada de las consideradas como de descanso activo, a la espera del entrenamiento de hoy, último antes del encuentro en los Juegos Mediterráneos. En esta sesión se integró al trabajo del grupo por primera vez en toda la semana el francés Florent Sinama Pongolle, aunque sólo realizó la primera parte del mismo. También se retiró mediada la sesión preparatoria el guardameta Toni Doblas, que continúa arrastrando molestias desde hace algunas jornadas. Sigue ejercitándose al margen es el internacional serbio Ivan Obradovic, que prácticamente está descartado para el encuentro contra el conjunto andaluz al haber estado toda la semana trabajando en solitario.

El equipo aragonés realizará hoy el último entrenamiento semanal. Se desarrollará a puerta cerrada, como ya viene siendo habitual con el técnico mexicano. Durante esta sesión preparará los aspectos tácticos y de estrategia del encuentro contra el Almería, factores que pueden ser determinantes en un partido equilibrado. Al finalizar el entrenamiento, Javier Aguirre dará la lista de convocados para el encuentro que se jugará en el estadio Juegos Mediterráneos.

Etiquetas