Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Un colchón de 6 millones

La confección de un presupuesto solvente en ACB es la principal preocupación de los dirigentes del conjunto rojillo.

El CAI Zaragoza sigue dando pasos en la elaboración de su presupuesto de cara a la próxima temporada. La entidad deportiva celebró ayer un nuevo Consejo de Administración en el que se abordaron las bases económicas del próximo proyecto. En la entidad, nadie es ajeno a la grave crisis que afecta a todos los ámbitos de la actividad económica. Aún así, el reto de los dirigentes deportivos es intentar reunir un presupuesto que garantice un proyecto sólido la próxima campaña. En principio, la directiva del CAI Zaragoza buscaría manejar una cifra similar a la de hace dos campañas, cuando ya militó en ACB. Sin embargo, las dificultades de encontrar respaldo económico le llevan a plantearse arrancar con una cifra cercana a los seis millones de euros.

El Consejo hizo ayer un repaso a las negociaciones para cerrar el próximo presupuesto que se reconoció que iban "por buen camino". Los próximos días van a ser decisivos para comprometer a las instituciones y cerrar los patrocinios definitivos.

El presupuesto que maneja el CAI Zaragoza para la próxima temporada se sustenta sobre cuatro pilares: el respaldo del patrocinador principal, la Caja Inmaculada; el patrocinio de las instituciones y la televisión; los abonos; y las empresas componentes del club de patrocinadores.

La Caja Inmaculada se mantiene como patrocinador principal. El nuevo director general, Luis Miguel Carrasco, ya anunció que la entidad financiera seguiría implicada en el proyecto deportivo. Su respaldo viene a ser la cuarta parte del presupuesto del equipo, si bien, hay una parte fija y una variable, en función de objetivos, algunos de ellos, deportivos. Esta circunstancia, de cualquier forma, aún está pendiente de concretar.

Acuerdos con las instituciones

Los frentes de negociación más intensos son los que afectan a las instituciones. Están pendientes los acuerdos con el Gobierno de Aragón y la televisión autonómica, así como el Ayuntamiento y la Diputación de Zaragoza. Y el club estará también pendiente de los ingresos por abonos y de patrocinios.

Todos son conscientes de que no va a ser fácil confeccionar el presupuesto. Pero no se rebaja el empeño de establecer un colchón de seis millones, que garantizaría la confección de un equipo competitivo.

No se puede perder de vista que en el presupuesto que maneja el conjunto aragonés hay partidas que no van a estar directamente destinadas a la confección de la plantilla: debe hacer frente a la amortización de la plaza que adquirió hace dos años, un fondo de garantías de ascensos y descensos; y la cuota patrimonial que se exige a cada uno de los equipos que conforman la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB).

Renovados ya el brasileño Rafael Hettsheimeir y el australiano David Barlow -cuyo acuerdo se anunció oficialmente ayer por parte del CAI-, el club tiene una base que se irá moviendo en función de la disponibilidad económica. Willy Villar acaba de regresar de Brasil y controla también otros mercados europeos, en donde observa jugadores en función de las necesidad del equipo. Un base es la prioridad. A partir de ahí, se manejarán las piezas en función de cómo vaya evolucionando el puzzle.

La entidad se ha fijado un plazo de quince días, aproximadamente, para cerrar los acuerdos que permitan la elaboración del presupuesto. Para entonces, está previsto un nuevo Consejo de Administración que aclare definitivamente las cifras de la entidad.

El reto, en cualquier caso, será el solventar con garantías deportivas el regreso a la elite del baloncesto español. EL CAI confía en encontrar los respaldos para elaborar un presupuesto de garantías

Etiquetas