Despliega el menú
Deportes

TENIS

Un campeón de cine

Rafa Nadal tiene un plácido camino por delante ya que en los próximos torneos únicamente puede ganar puntos de ventaja respecto a Roger Federer.

Rafa Nadal posa con el trofeo de Roland Garros en Disneyland.
Un campeón de cine
EFE

La victoria de Rafael Nadal en Roland Garros abre un nuevo periodo en el circuito ATP donde ahora el mallorquín volverá a ostentar el puesto de número uno y entrará en Wimbledon con la condición de primer favorito.

Lo que Nadal consiguió el pasado domingo en París sitúa ya al de Manacor clasificado para la Copa Masters de Londres, uno de los objetivos que todo jugador persigue, y asistirá a la Catedral sabiendo además que nadie puede arrebatarle el puesto de líder, hagan lo que hagan sus rivales, y aunque él mismo caiga en primera ronda.

Después de ostentar el primer puesto de la clasificación ATP durante 46 semanas, hasta el 22 de junio del 2009, el tenista balear comanda la lista con 8.700 puntos por los 8.390 de Federer. Esta semana compite en Queen's sobre hierba, torneo en el que año pasado no participó, después lo hará en Wimbledon, donde estuvo ausente por lesión, por lo que todo lo que gane a partir de ahora será sumar y sumar. Nadal sólo comenzará a defender puntos en el mes de agosto en el Masters 1.000 de Canadá. Allí hará frente a 180 puntos tras alcanzar los cuartos de final contra el argentino Juan Martín del Potro. Una semana después tendrá el torneo de Cincinnati, y allí perderá 360 puntos (llegó a semifinales ante Novak Djokovic).

La defensa más fuerte será en el Abierto de Estados Unidos, a mediados de septiembre, donde afrontará los 720 puntos del año pasado cuando cayó en la penúltima ronda, de nuevo, ante Del Potro.

Nadal lleva seis años ganando un Grand Slam, prácticamente se ha convertido en una rutina. Ha igualado ya en 'grandes' al estadounidense John McEnroe y al sueco Mats Wilander, y ha superado al alemán Boris Becker y al nórdico Stefan Edberg. Está a uno del americano Andre Agassi y del checo Ivan Lendl. El año pasado se hizo con su primer título en el Abierto de Australia, donde comenzó una fantástica primera parte de la temporada truncada luego por las lesiones de rodilla y abdominales.

Dos años después de su épica temporada sobre hierba, cuando ganó Queen's y Wimbledon, y se convirtió en el primer jugador entonces en lograr el doblete histórico (París y Londres), algo que nadie lograba desde Bjorn Borg en 1980. Nadal y la hierba se unen de nuevo.

Roger Federer emuló a Nadal en 2009, pero ya Nadal se le había adelantado. Ahora volverán a verse las caras en los pasillos del All England Club y sólo podrán enfrentarse de nuevo en la final, para recordar el partido más grande disputado nunca allí, la final del 2008. "Todo lo que haga ahora es mejorar. No voy a pensar que soy el último campeón", dijo Nadal sobre su aterrizaje de nuevo en la capital inglesa. "Han pasado dos años después de mi victoria, y un montón de cosas han cambiado. Voy a intentar hacerlo lo mejor, en las mejores condiciones", apostilló.

Etiquetas