Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Un atasco imprevisto

En apenas 4 horas quedaron abortadas las salidas de Diego Milito al Valencia y de Sergio García al Villarreal al no cuajar los fichajes de Villa y Cazorla por el Real Madrid. La contratación de Nilmar, que requiere del dinero que llegue de los traspasos, quedó también paralizada

Un chasco mayúsculo se vivió ayer en la sede del Real Zaragoza desde primera hora de la mañana, cuando se conoció la sorpresiva renovación de Santi Cazorla con el Villarreal, hasta el mediodía, momento en el que se anunció que David Villa también ampliaba su compromiso con el Valencia.

En la noche del martes, todo el mundo se acostó a dormir convencido de que Cazorla y Villa iban a ser traspasados por sus respectivos clubes al Real Madrid y, de este modo, se activaba un efecto dominó que iba a permitir la necesaria salida de Diego Milito, rumbo a Valencia, y Sergio García, al Villarreal. Por eso, el fiasco de las negociaciones del Real Madrid con los dos internacionales españoles se sintió en el Real Zaragoza en carne propia por la evidente y seria repercusión que tiene en la deseada y urgente recomposición de la plantilla zaragocista, que necesita de determinadas salidas antes del próximo lunes.

Eduardo Bandrés, el presidente blanquillo, reconoció ayer por la tarde que el inesperado desenlace de los casos de Villa y Cazorla había sido una sorpresa mayúscula: "No era lo esperado, pero no podemos ponernos nerviosos. Estas opciones del Valencia y el Villarreal no son las únicas que podía haber para Diego y Sergio. Habrá que tener un poquito de calma y saber esperar hasta el final", dijo. Bandrés adoptó una postura de resignación mientras se esperan novedades en las próximas horas. "Sabemos que necesitamos que se mueva el mercado y, cuantos más movimientos haya, habrá más posibilidades de llevar a cabo las operaciones que deseamos. Pero lo que ha ocurrido demuestra lo difícil que es el mundo del fútbol. En cuestión de horas, dense cuenta cómo cambian las cosas en este tipo de operaciones", sugirió.

No obstante, en Valencia se asegura que Milito aún puede tener hueco en el equipo de Emery pese a la continuidad de Villa y que las conversaciones prosiguen.

Nilmar, otro rebote negativo

Eduardo Bandrés también fue cristalino a la hora de analizar la situación de las negociaciones con el Inter de Porto Alegre por el fichaje del ariete Nilmar. "Es verdad que hemos hecho una propuesta formal por este jugador en las últimas horas y estamos a la espera de su respuesta. Podría cerrarse la operación, pero ahora tampoco lo afirmo porque todo son decisiones encadenadas. Y si tenemos aún una serie de jugadores que tendrían que salir del Zaragoza (Diego Milito y Sergio García entre ellos) y no se han ido todavía, no podemos engordar más la plantilla", explicó.

El presidente abundó en la estrategia a seguir con Nilmar tras el inesperado parón surgido ayer en las salidas de Diego y García. "Tenemos que manejar los tiempos y saber cuál es el momento adecuado para que Nilmar pueda incorporarse al Zaragoza. Depende de lo que suceda con las salidas, veremos si se decide disponer de Nilmar a principio de liga o en otro momento posterior (enero o, incluso, el año que viene)". Bandrés se refirió así a la necesidad de obtener primero dinero líquido con el que poder pagar después a los brasileños

Etiquetas