Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Últimas etapas de montaña

Tras un inicio de liga plagado de grandes picos, el CAI afronta una serie de partidos asequibles interrumpida por el Madrid.

Chubb disputa un rebote con un jugador del Caja Laboral.
Últimas etapas de montaña
A. NAVARRO

El calendario de la ACB ya roza el ecuador de la primera vuelta y el mes de noviembre quiere despedir al CAI Zaragoza con un pequeño respiro. Después del viaje del próximo domingo a la cancha del Power Electronics Valencia, un equipo de Euroliga que ha firmado un desastroso inicio de campaña, los aragoneses afrontan varios partidos asequibles, interrumpidos por una 'escalada' a la Caja Mágica en la que intentarán volver a sorprender a un grande con el 'truco' del Palau.

Seguro que lo agradecen José Luis Abós y sus pupilos, que en las ocho primeras jornadas -contando la del próximo fin de semana- ya habrán subido cuatro de los cinco grandes 'picos' de Euroliga. El CAI no pudo con Unicaja en la primera jornada, consiguió un inesperado triunfo en Barcelona y en su último encuentro solo pudo intentarlo contra la precisa máquina de Ivanovic. Tampoco hay que olvidar la victoria contra el Cajasol de Sevilla, un equipo que ahora se encuentra por detrás de los rojillos, pero que la temporada pasada acabó la liga regular en la sexta posición.

El conjunto aragonés ha conseguido esquivar buena parte de los obstáculos que el calendario había preparado para medir el baloncesto de un recién ascendido a la ACB. Y es que, después de siete partidos, el CAI se ha colocado en la zona templada de la clasificación, a solo una victoria de los puestos de 'play off' y a dos de un descenso cuya sombra todavía no ha tocado las gradas del Príncipe Felipe. Sin embargo, este hecho parece no haber cambiado la consigna de un equipo que quiere acercarse a los puestos de arriba para alejarse de los de abajo.

El próximo 'grande' en medirse a los zaragozanos será el Power Electronics, que llega a la octava jornada con una sola victoria -igual que el colista-, mucha más ansiedad que el CAI Zaragoza y un nuevo entrenador, el serbio Svetislav Pesic, que sustituye al recientemente destituido Manuel Hussein.

Después del partido contra los valencianos, la afición caísta arrancará del calendario la hoja del mes de noviembre con la visita de un Estudiantes que ha comenzado la temporada sin fuelle -dos victorias y cinco derrotas-, pero que en la última jornada conquistó el feudo malagueño de Unicaja (53-64) y este fin de semana podría conseguir la tranquilidad frente al Meridiano Alicante.

Los jugadores rojillos estrenarán el mes de diciembre en Menorca, donde se enfrentarán al otro recién ascendido a la ACB que ha llegado a la séptima jornada con números idénticos a los del CAI Zaragoza -tres victorias y cuatro derrotas-. Sin embargo, los insulares han disfrutado de un calendario bastante más benévolo que el de los aragoneses, pues solo han jugado contra uno de los siete mejores equipos de la pasada campaña (84-44, contra el Barcelona).

El 5 de diciembre, Abós y su equipo intentarán extender el título de 'héroes del Palau' a la Caja Mágica, donde les espera un Real Madrid que no se despega de sus dos compañeros de liderato, Barcelona y Caja Laboral. Tras el último 'gigante' llegan los partidos importantes para el CAI, en los que se enfrentará a los rivales de 'su' liga. Incluso tendrá regalo de Navidad el CAI, que juega los dos últimos partidos de 2010 en el Príncipe Felipe, contra un sorprendente Valladolid -cuarto en la tabla- y el Bizkaia Bilbao Basket.

Y casi mejor comienza el 2011,, un año que los zaragozanos estrenarán contra los dos últimos, Manresa y Alicante. Pero de noviembre a enero todavía queda un mundo y, sobre todo, seis partidos en los que la clasificación puede dar muchas vueltas.

Pablo Aguilar sigue tocado

Este respiro del calendario no afecta a los entrenamientos, que ayer se reanudaron en el pabellón Siglo XXI, donde los jugadores de Abós se han 'mudado' esta semana, ya que el Príncipe Felipe está ocupado por un espectáculo de Disney. La principal novedad de la vuelta al trabajo fue la ausencia de Pablo Aguilar, que no se entrenó debido a unas molestias en los abductores. El pívot se realizará hoy unas pruebas para averiguar el alcance de un problema que comenzó hace unas semanas. Por otra parte, el CAI anunció ayer que el eslovaco Gabriel Szalay, que jugaba como vinculado en el Olivar, ha rescindido el compromiso que le unía al club rojillo.

Etiquetas