Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Tres ilustres en apuros

El Real Zaragoza va a recibir consecutivamente en La Romareda a Elche y Murcia, dos de los favoritos al ascenso, que son colistas con cero puntos. Alguien saldrá malherido.

La Romareda va a ser escenario en los dos próximos fines de semana de sendos partidos cargados de nervios y riesgos para los inquilinos de los banquillos. Real Zaragoza-Elche y Real Zaragoza-Real Murcia componen el programa del cuadro aragonés en las jornadas 4ª y 5ª. Dos encuentros consecutivos en casa frente a dos históricos rivales que, hace 20 días partieron -como los blanquillos- con la vitola de aspirantes a ocupar la zona alta de la tabla al final del curso. Sin embargo, los caprichos del fútbol han volteado los apriorismos y estos dos duelos en terreno zaragozano van a disputarse en la zozobra de la parte baja de la tabla, justo en las antípodas de las aspiraciones del Zaragoza, el Elche y el Murcia.

Sus entrenadores, de lo más ilustre y granado de la categoría de plata este año, están viviendo sus primeros momentos de agobio por culpa de su mal comienzo de liga. Marcelino García, David Vidal y Javier Clemente se aprestan a vivir partidos de altísimo voltaje en La Romareda, duelos en los que una derrota podría ser letal para su futuro, especialmente en el caso de Vidal y Clemente que, junto con el Celta (otro 'grande' de Segunda entrenado por Pepe Murcia), cierran la tabla con cero puntos. El Zaragoza, al menos, ha sumado dos empates en las primeras tres jornadas del campeonato que le sirven para flotar en el puesto 16º de la tabla, levemente fuera de la afrenta que sufren ilicitanos y murcianos cuando se ven sumidos en lo más bajo del pelotón de Segunda División. Pero, dadas las características de la entidad aragonesa (su presupuesto, su ambicioso y millonario proyecto, su filosofía socio-económica de altos vuelos y su obligación como empresa en apuros por abandonar cuanto antes la escala B del fútbol hispano y regresar a la elite), esos dos puntos son un bagaje ínfimo que, de facto, le equiparan casi a las penurias iniciales de Elche y Murcia. Como los tres tendrían que estar ahora entre los cinco primeros de la tabla y, por el contrario, se hallan hundidos en las miserias de la clasificación, los dos próximos partidos en La Romareda se anuncian eléctricos, de muy alto voltaje y con peligro de electrocución para quien falle. Parece mentira que, cuando apenas van a afrontarse la 4ª y la 5ª jornada, todavía en el mes de septiembre, entrenadores del curriculum y peso específico como Marcelino, Vidal y Clemente, tengan ante sí (sobre todo los dos últimos) exámenes de tanta responsabilidad y posibles consecuencias como los que van a tener lugar en Zaragoza. Pero el fútbol moderno no entiende de prestigios ni tiene memoria. Vive al día y con poca paciencia.

El Zaragoza debe ganar estos dos duelos y acabar la 5ª jornada con 8 puntos, algo que empezaría a ser aceptable. Otra cosa diferente será sinónimo de serios problemas.

Etiquetas