Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Todo a ganar y nada a perder

El técnico José Luis Abós quita presión a los suyos de cara a la visita al Palau, donde aspira a competir e intentar dar la sorpresa.

José Luis Abós grita a los suyos en un partido.
Todo a ganar y nada a perder
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

Vencer en el Palau Blaugrana es una misión casi imposible, y más para un recién ascendido como el CAI Zaragoza. Por ello, de nada sirve el obsesionarse con ello. Al revés, es preferible el buscar una serie de metas personales, del propio equipo, y si después llega un inesperado triunfo bienvenido será. Eso no quiere decir que los rojillos vayan de paseo a Barcelona o que no sueñen con derrotar al campeón de Europa. Lucharán por ello, pero con los pies en el suelo. Para que eso resulte más fácil y más productivo el propio entrenador zaragozano José Luis Abós allana el camino a los suyos al quitarle cualquier tipo de presión. El técnico es consciente de la dureza del envite y les recordó ayer a sus chicos que en este duelo tienen todo a ganar y nada a perder. Su objetivo es competir lo mejor posible, crecer como conjunto y tratar de dar la sorpresa.

Una vez más en el exilio del pabellón Siglo XXI, esta vez por el concierto de Guns N' Roses, Abós analizó el próximo encuentro del CAI. Muy tranquilo, no en vano afronta uno de los desplazamientos más inaccesibles del momento, el entrenador rojillo reconoció que "a priori es indudable que es un pabellón muy difícil, con un equipo que es campeón de Europa y que en su pista es muy complicado, pero esto es lo que menos nos tiene que preocupar a nosotros. Es un partido de los que se tiene todo a ganar y nada a perder y lo que tenemos que hacer es ir a disputarlo, a mejorar y crecer como equipo y seguir trabajando".

Aunque la victoria sea casi utópica, a buen seguro que Abós tiene algún as en la manga o alguna sorpresa táctica que confunda a los azulgrana: "Se pueden intentar hacer algunas cosas, pero la calidad que tienen ellos hace que los demás parezcan peores. Por ejemplo, en el partido de la Euroliga ante la Cibona dio la sensación de que juegan al 70 por ciento y, sin embargo, van ganando por 20. Hay que ponerles alguna trampa pero ante jugadores de la calidad de Vázquez, Navarro, Ricky... estas trampas las suelen saltar. Nosotros lo intentaremos porque es nuestra obligación. Y como crecimiento de equipo tenemos que disputar ese partido, hacerlo lo mejor posible, y si podemos ganarlo".

Con respecto al cansancio que podría acumular el Regal Barcelona después de haber jugado el jueves un compromiso continental, el técnico aragonés no cree que eso vaya a cambiar nada. "Poco les afecta porque no han viajado y fue un partido muy sencillo. Con la plantilla que ellos tienen y el poco desgaste del encuentro no debería afectarles", aseguró. Y eso que no jugaron ni Mickeal, duda para mañana, ni Basile ambos lesionados.

Pero al conjunto de Xavi Pascual le sobran jugadores de calidad, así que centrarse en la defensa de alguno de ellos suele resultar ineficaz. Eso sí, Abós sostiene que "Navarro sí que es importante porque si tiene un buen día y te abre el campo eso hace mucho. En momentos determinados, sin Basile ni Mickeal, si Navarro no está fino el juego exterior lo puede acusar, pero al final hay muchos y todos son grandes jugadores. Hay que pensar que ellos no tengan un buen día y que tú estés extraordinariamente concentrado y eso te puede permitir ganar el partido".

¿Quizá por ello una de las bazas rojillas esté en el perímetro? "Todo depende de nuestro acierto. Si hacemos todo como el último partido pero no acertamos tendremos más problemas, pero si podemos abrir el campo y anotar de tres tendremos más opciones porque obligas al otro equipo a salir hacia fuera, a hacer ayudas más largas y pívots como Vázquez o Ndong no intimidan tanto si están abiertos".

Abós dejó claro que aunque ya cuenta con Cabezas su presencia en el Palau "tiene que ser testimonial y poco a poco meterse en el grupo. Ya dijo que no ha hecho pretemporada y aunque haya estado entrenando no está al ritmo de los demás. Puede que entre en un momento determinado, pero dependerá de las circunstancias. Los que tienen que llevar el peso son los que han estado hasta ahora".

Habrá que ver si entre ellos estará un DP que ayer no acabó el entrenamiento por unas molestias en la pierna. El que sí estará es un Barlow que ayer cumplió 27 años y que buscará en el Palau su mejor regalo de aniversario.

"Será un partido difícil"

Por parte catalana ayer habló el pívot Erazem Lorbek: "No esperamos un partido fácil, al revés, será difícil. El CAI es un equipo bastante fuerte que ya ha ganado este año en ACB. Es la primera semana con dos partidos en tres días y esto lo complica todo".

Etiquetas