Deportes
Suscríbete por 1€

FÚTBOL

Tambores de guerra

Sopor en el Bernabéu. Dominio estéril del Madrid ante el inoperante Zúrich. Jindama en el madridismo al comparar a sus ídolos con el rutilante Barça que destrozó el mito Mourinho. Los fantasmas del 2-6 del curso pasado sobrevuelan Chamartín. Entra Cristiano Ronaldo por Raúl y las sensaciones se transforman a falta de 20 minutos. Suspiros de alivio. Subidón de adrenalina en jugadores, técnicos y directivos blancos.

 

Con el portugués de vuelta, la proeza en el Camp Nou ya no es un imposible. En un equipo lento, parsimonioso, previsible, sin bandas, Cristiano es diferente. Se desmarca, busca el balón, encara y, además, llega. Un soplo de aire fresco para un equipo ahogado. "Muy pocas veces he visto al Bernabéu recibir a un jugador así. Ambicionamos hacer algo importante en Barcelona. Hay que tener tranquilidad pero a ver si Cristiano coge ritmo en estos días", subraya Jorge Valdano, director general del Madrid, tras repetir a los cuatro vientos que suena a broma plantearse el adiós del chileno Pellegrini. "Su vuelta es una gran noticia para el clásico", subraya Pepe.

 

"Cristiano nos va a ayudar muchísimo", apostilla Sergio Ramos. Más reflexivo, Iker Casillas garantizó este jueves que el Real Madrid no saldrá como con Juande Ramos en el Camp Nou. "Nada de encerrarse, de jugar a expensas de ellos. Iremos sin miedo, al ataque, a intentar ganar". Como sus compañeros, Iker se molesta al preguntarle si el Barça es un modelo y el Madrid la ceremonia del caos. Resultados mandan y los blancos son líderes en todo. "El Barça juega bien pero le vemos por el retrovisor", enfatizó de forma gráfica, no sin reconocer que como aficionado entiende que se les exija mucho más. Observa a Xavi e Iniesta, amigos e ídolos de selección, como los más peligrosos del eterno rival. Y vuelve la mirada a Cristiano, a quien ve "perfectamente para jugar en el Camp Nou porque "tiene un don que son sus ganas".

Cristiano, protagonista

El propio protagonista extrajo conclusiones positivas tras probarse contra los helvéticos. "Estoy perfecto, nada de dolor. Sólo me falta algo de velocidad", expuso, convencido de su titularidad en la Ciudad Condal. "Si estuve bien el miércoles, cómo no voy a jugar el domingo. Quiero marcarle al Barça".

 

En el Barça también hay un 'efecto Cristiano Ronaldo'. Se le respeta, por supuesto, tratándose de uno de los mejores jugadores del mundo, pero no se le teme. Al contrario. A la plantilla azulgrana le motiva enfrentarse al jugador más caro del mundo (94 millones). Hay un pique con él que viene de lejos. Xavi dio una pista al recordar, en un acto la final de la 'Champions' de Roma, ya con el definitivo 2-0 en el marcador y el Barça bailando a su rival. El propio Xavi le reprendió en aquel momento en una imagen que dio la vuelta al mundo.

 

El Barça cuenta con Messi, su equivalente a Cristiano. El delantero argentino se entrenó ayer separado del grupo. "El equipo con Leo es mas fuerte. Es un jugador importantísimo", advirtió Carles Puyol. El concurso de la Pulga es dudoso.

 

 

Etiquetas