Despliega el menú
Deportes

MOTOCICLISMO

Stoner mantiene su hegemonía mientras Pedrosa renuncia a Laguna Seca

El español decidió no arriesgar y tras no presentarse en la tercera y última tanda de entrenamientos libres del Gran Premio de Estados Unidos anunció desde su equipo el regreso inmediato a España para hacer una recuperación seria y en condiciones de sus lesiones

El piloto australiano Casey Stoner (Ducati) cumplió con los pronósticos y se adjudicó la 'pole' en el Gran Premio de Estados Unidos, undécima prueba del Mundial en MotoGP, en una jornada en la que superó a Valentino Rossi (Yamaha) y a Nicky Hayden (Honda), segundo y tercero, respectivamente, con Jorge Lorenzo (Yamaha), cuarto.

El 'aussie', vigente campeón del mundo, firmó un registro de 1:20.700 que le permitió adjudicarse con comodidad su quinta 'pole' seguida del año y mañana saldrá como el gran favorito a por su cuarta victoria consecutiva, la quinta del año.

Por otra parte, Jorge Lorenzo saldrá desde la segunda línea de la parrilla al firmar la cuarta posición, mientras que el otro español en liza, Toni Elías (Ducati) firmó una brillante décima posición.

En tanto, el español Daniel Pedrosa (Honda RC 212 V) decidió no arriesgar y tras no presentarse en la tercera y última tanda de entrenamientos libres del Gran Premio de Estados Unidos anunció desde su equipo el regreso inmediato a España para hacer una recuperación seria y en condiciones de sus lesiones al no encontrarse en las condiciones óptimas para disputar la peculiar carrera americana.

Pedrosa se probó durante el primer día de entrenamientos y aunque mejoró sus registros con el paso de los minutos lo hizo para acabar muy retrasado, situación que, dadas las condiciones en las que se encontraba le hizo optar por regresar de inmediato a España, no arriesgarse a una caída o perjudicar la recuperación de sus lesiones y preparar lo mejor posible su regreso a la competición tras un breve receso estival.

"Ha sido una decisión difícil volver a casa, pero esta vez no podía hacer otra cosa. Ayer sufrí muchísimo en los dos entrenamientos. Por la mañana me di cuenta de que sin infiltración no podía subirme a la moto y por la tarde, aun infiltrado, sentía mucho dolor", afirmó en declaraciones facilitadas por Repsol Honda.

El de Castellar del Vallés, que ayer sólo fue capaz de dar nueve vueltas seguidas, explicó que le parecieron "cuarenta". "Esta mañana me he levantado mucho más dolorido, con los dedos de la mano hinchados y sé que no hubiera acabado la carrera", lamentó.

El catalán confesó que aguantar 32 vueltas sería "imposible" sobre todo en un trazado como el californiano "con tantos cambios de nivel, muchas frenadas fuertes y tantas curvas a izquierdas", la mano que tiene lesionada.

Por ello ya piensa en la siguiente carrera, el próximo 17 de agosto en la República Checa. "Al menos me queda el consuelo de haberlo intentado, algo que no hubiera sabido de quedarme en casa. Ahora tengo tres semanas para recuperarme e intentar llegar en Brno en las mejores condiciones", finalizó.

Etiquetas