Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

SD HUESCA

Sorribas: "Mi trabajo es aportar"

La baja por sanción de Helguera le podría dar la titularidad el sábado frente al Gerona

Sorribas, en el entrenamiento
Sorribas: "Mi trabajo es aportar"
JAVIER BROTO

La baja de Luis Helguera por sanción para el partido del sábado frente al Gerona (18.30) abre la puerta a que su puesto sea ocupado por Joaquín Sorribas o Ion Erice. Al menos, sobre el papel, ya que por lo visto en el entrenamiento celebrado ayer en El Alcoraz, Paco Borrego también podría actuar de mediocentro. El cuadro técnico azulgrana tiene a su favor varias combinaciones posibles -como formar un centro del campo con Camacho y Sastre por dentro con Vara por la derecha y Vegar por la izquierda- para frenar al conjunto catalán que en casa se muestra como un conjunto sólido que rentabiliza muy bien sus goles, al que es difícil de batir en su feudo y que se querrá resarcir de la última jornada en la que cayó de forma estrepitosa en Tenerife (4-1).

Joaquín Sorribas hizo ayer la última parte del entrenamiento comandado por Antonio Calderón por delante de Robert, Borrego, Rigo y Dorado. El capitán del Huesca compareció después en rueda de prensa con el semblante cansado tras una dura sesión, con un discurso muy claro y consciente de que por lo visto ayer, nadie, y él se puso como primer ejemplo, puede sacar conclusiones anticipadas de quiénes conformarán el once inicial frente al conjunto de Raúl Agné. "Ni siquiera me he fijado en ello", respondió el de Abella al ser cuestionado por si se ve como titular para el sábado. Y por si hubiera alguna duda al respecto profundizó así sus palabras: "Ha sido un entrenamiento intenso, para preparar los conceptos del partido por encima de las personas y yo creo que han quedado claros; no hay que sacar otra conclusión".

Elogios a Helguera

El jugador tuvo palabras de elogio para Helguera que este sábado tendrá que conformarse con ver el partido por la tele. A juicio del altoaragonés, el cántabro "es muy importante para el equipo y es una referencia; le da empaque, solidez y lamento su baja", afirmó.

La rueda de prensa sirvió para que Joaquín Sorribas ahondara, además, en la buena marcha del equipo y sobre su suplencia. No quiere darle vueltas a la cabeza de si puede o no estar el sábado en el once de partida, de si estará o no en la convocatoria. "Mi trabajo es llegar, entrenar, aportar, sumar y ayudar al equipo", precisó el centrocampista. Joaquín Sorribas recalcó que ese es su trabajo dentro de la plantilla y matizó que nunca se ha refugiado en "especular, pensar, imaginar o ilusionarme" sobre otro rol en el equipo de Antonio Calderón en alusión a su titularidad. Dejó claro que está a lo que el técnico gaditano determine para cada encuentro y buscó en su fecundo currículo como futbolista para recordar que situaciones como las que vive actualmente ya las ha sufrido. "Sé como son las reglas de este deporte en el que hay veinticinco jugadores, juegan once y catorce se quedan fuera", matizó.

La suplencia no le quita el sueño al altoaragonés y al ser cuestionado por si su situación puede variar en el mercado de invierno, el carismático capitán del Huesca indicó que no tiene pensado cambiar de aires. Se siente querido y respetado en Huesca, en el club, por la afición y por sus compañeros. "Jugar o no es una cuestión momentánea. Ahora el equipo va muy bien y es difícil entrar. Lo importante es estar preparado para cuando el club me necesite. Si llegara algo y fuera bueno para todos pues se hablaría y ya está", señaló.

Un equipo como bloque

Cuando el Huesca está poniendo el broche a la primera vuelta y tiene la posibilidad de acabar la misma por encima de los 30 puntos, Joaquín Sorribas revela que es precisamente el que tanto los titulares como los suplentes se sientan unidos, entrenen con fuerza y que nadie se acomode, el secreto de un Huesca que está rompiendo los esquemas a más de uno que veía desde el primer minuto de la temporada mucho sufrimiento en una liga tan competitiva y difícil como la Segunda. Joaquín Sorribas subrayó que el denominador común del Huesca está en la propia filosofía del equipo: "El que ficha por este club ya sabe que tiene que comprometerse, ponerse el escudo del Huesca en el corazón y trabajar a muerte. Lo importante no está en las individualidades, sino en el conjunto". Como ejemplo de esto, destacó que la clave tiene nombre propio: respeto. El respeto de los titulares con los que aportan menos minutos en la competición. "Los que son titulares respetan a los que no juegan y viceversa. Esto hace que nadie se acomode en los entrenamientos, nadie baja los brazos. Si uno ve un entrenamiento es difícil diferenciar quiénes son los titulares y quiénes son los suplentes. Quizá allí esté el secreto de un equipo humilde".

En relación al partido del sábado, advirtió del peligro que tiene el equipo que entrena su buen amigo Raúl Agné, con el que coincidió en el Binéfar. El reto del Huesca es mejorar su rendimiento fuera de su domicilio. Si bien los azulgranas bajan enteros en cuanto a resultados no lo hace a nivel de juego por lo que confían en obtener más puntos fuera de su feudo. Tras el partido frente al Gerona, el Huesca tendrá también un difícil compromiso fuera de la protección que hasta el momento le brinda El Alcoraz. El Castellón aparece como el siguiente rival.

Etiquetas