Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONCESTO

Solo vale el ascenso

El CAI arranca como favorito la temporada en LEB Oro, obligado a retornar a la elite

Comienza la temporada de la vuelta a la ACB. No vale otra cosa. El doloroso descenso sufrido hace unos meses y que dejó a la afición rojilla huérfana de baloncesto de elite, obliga a que un club como el CAI Zaragoza retorne a la máxima categoría en solo un año. Para ello, la entidad presidida por Reynaldo Benito reestructuró su organigrama al fichar un director deportivo y un gerente (dada la dimisión del anterior director general). El responsable deportivo elegido fue Willy Villar y el entrenador designado para devolver al equipo a la ACB, un zaragozano de pro como José Luis Abós. Entre ambos han confeccionado la mejor plantilla que hay este año en la LEB Oro y deberán conjuntar al mejor "conjunto" para que eso se materialice en la cancha en el necesario ascenso. La gran diferencia de esta campaña es que el papel de favorito y de recién descendido no hace desear el ascenso sino que obliga a él.

 

Y todo apunta a que se producirá de aquí a unos meses si se hacen las cosas bien. Con un gran plantel de jugadores, en el que destaca la continuidad de un Paolo Quinteros que fue el tercer máximo anotador de la pasada ACB y que renunció a ofertas de la elite por seguir en la ciudad; con los recursos económicos suficientes; con la fidelidad de la numerosa afición rojilla y en una liga que parece que bajará ostensiblemente de nivel a causa de la crisis económica y el cupo de seis seleccionables, el CAI no puede pensar en otra cosa que en recuperar la categoría de inmediato.

 

Está claro que nadie regalará nada, que se perderán encuentros y que habrá que sufrir, pero eso tampoco puede ser excusa para la entidad aragonesa.

 

Su superioridad ha quedado ya patente en pretemporada. Los de Abós han ganado nueve de sus diez amistosos, siendo el mejor conjunto de la preparación. Además, cuentan con un bloque envidiado por toda la liga, ya que posee de todo: dos bases expertos y conocedores de la liga, viejos conocidos con una enorme calidad (Quinteros, Phillip, Lescano y Guerra), un 'tres' alto -que siempre desequilibra en esta competición- como David Barlow, y cincos poderosos y regulares.

Sin miedo a los rivales

A priori, Menorca se presenta como el único rival a su altura, aunque otros como Melilla, La Laguna o Cáceres seguro que dan de qué hablar. Pero como aseguraba el propio técnico esta semana, lo único que le preocupa es su equipo. Está claro. Si el CAI juega como ha demostrado que puede hacerlo dominará a cualquier adversario, mientras que si no afronta los encuentros con la tensión necesaria sufrirá más de lo debido. Algunas canchas resultarán incómodas, pero los de Abós prometen esfuerzo para alcanzar el objetivo.

 

La campaña promete muchas alegrías para los más de 8.000 abonados con que contará el equipo aragonés. Algo se ha resentido la marea roja, pero los seguidores al baloncesto en la ciudad siguen siendo fieles y volverán a ser parte importante en el camino de vuelta a la ACB.

 

La suerte está echada, las piezas elegidas para cada puesto y la ilusión renovada. Es el momento de responder con hechos a los deseos de un equipo, de un club y de toda una ciudad. No vale otra cosa.  

 

Etiquetas