Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Sinama-Pongolle, K.O.

El delantero francés sufre una microrrotura de fibras en el muslo izquierdo. Estará de baja entre dos y tres semanas, según cuál sea la evolución de su dolencia.

Sinama-Pongolle, en una imagen de la semana pasada.
Sinama-Pongolle, K.O.
T. GALáN/AGP

Florent Sinama-Pongolle se rompió levemente las fibras del bíceps femoral del muslo izquierdo el pasado domingo en La Romareda cuando llevaba a cabo los ejercicios de calentamiento previos al partido frente al Barça. Así lo desveló la resonancia magnética nuclear a la que fue sometido ayer por la mañana el delantero francés del Real Zaragoza.

De este modo, los técnicos deberán planificar el futuro inmediato sin el concurso del punta galo, cuya baja se prevé para las próximas dos o tres semanas en virtud de cuál sea su evolución. El problema es que, precisamente ahora, el calendario amontona una serie de partidos importantes para el devenir del apurado equipo blanquillo al aparecer la Copa del Rey entre semana.

Además del choque del pasado sábado ante los barcelonistas (Gay se vio obligado a sacar del equipo titular a Sinama diez minutos antes del partido y a poner a Lafita en su lugar), el goleador cedido por el Sporting de Lisboa estará ausente mañana en la ida copera ante el Betis en Sevilla; el sábado en Mestalla en el siguiente compromiso liguero ante el Valencia; el próximo fin de semana del 6 o 7 de noviembre en La Romareda ante el Mallorca; y, según transcurra el proceso de rehabilitación, probablemente también el partido de vuelta de Copa ante el Betis (miércoles, 10) y el envite de Liga, también en casa, frente al Sevilla el 13 o 14 de noviembre.

En el peor de los casos, pues, Sinama-Pongolle podría estar al margen del equipo hasta en seis partidos, algo que por ahora es imposible de predecir.

La evolución y cura de las microrroturas fibrilares es algo extremadamente voluble que depende mucho de la morfología muscular del paciente y del punto exacto en el que la masa muscular está afectada. Así, por ejemplo, a Ander Herrera apenas le costó 10 días recuperarse de la que padeció ante el Sporting y, aprovechando el parón liguero por las selecciones nacionales, pudo llegar a tiempo de disputar el partido de Bilbao. En el otro lado de la horquilla está la recuperación de Leo Franco, mucho más lenta de lo previsto cuando cayó lesionado en el Calderón hace ya un mes.

La hora de Marco Pérez y Braulio

Sin Sinama-Pongolle, que contaba con todos los pronunciamientos de titular para Gay si todo hubiese transcurrido con normalidad, llega la hora de reivindicarse para el colombiano Marco Pérez y el canario Braulio Nóbrega. Ellos dos van a soportar la responsabilidad goleadora desde el puesto de ariete en los vitales partidos que aguardan a partir de mañana.

Pérez, titular en los dos primeros choques del torneo mientras Sinama se puso en onda tras su apresurada llegada al final del mercado estival, ha sido siempre revulsivo de última hora excepto en el campo del Atlético de Madrid, donde también salió de inicio. Su carisma ha ido perdiendo valor a través de sus pobres actuaciones y, sobre todo, de los tremendos errores ante las porterías rivales en las pocas, pero clarísimas, oportunidades de las que ha gozado. El sudamericano solo ha cantado un gol, inútil en aquella lacerante goleada 3-5 ante el Málaga.

Por su parte, Braulio comenzó contando muy poco, siempre como tercer cambio y en momentos de altísima dificultad. Enseguida se supo que Gay no contaba con él como ariete y que debería reubicarse en la banda derecha o como enganche. Así, volcado al costado diestro, se estrenó en Bilbao en el último desplazamiento, donde anotó su único gol. Frente al Barça iba a repetir ubicación, pero precisamente la lesión de Sinama le devolvió inesperadamente a su puesto matriz de delantero centro. Habrá que ver qué decide Gay en el futuro inmediato.

Etiquetas