Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Sin lesiones, todo sería posible

El CAI, sin Cabezas ni Miso, tiene más difícil la gesta ante un Barça muy cargado de partidos y con la mente en la Euroliga.

Carlos Cabezas en un partido contra el Regal Barcelona.
Sin lesiones, todo sería posible
EFE

Derrotar al Regal Barcelona es una gesta casi imposible de repetir en una misma temporada. Al poderoso conjunto catalán, reciente campeón de la Copa del Rey, se le puede sorprender una vez, como ya hizo el CAI Zaragoza en su visita al Palau, pero hacerlo por segunda ocasión parece algo inalcanzable. Lo que más duele en este caso es que el momento es el propicio, pero las lesiones convierten esa misión en prácticamente inalcanzable. El equipo aragonés tendrá el domingo las bajas seguras de Carlos Cabezas y Andrés Miso, unas ausencias que complican considerablemente el reto rojillo. Una pena, dado que los de Abós han podido descansar cuatro días merced al parón copero y reciben a un Barça muy cargado de partidos y que hoy mismo sólo piensa en la Euroliga, puesto que se enfrenta esta noche a la Lottomatica. Era una gran oportunidad, pero las lesiones parecen un obstáculo excesivo. Que si no...

El CAI ya sabe cómo ganar al Barcelona. Se trata de hacer un partido serio, con plena concentración, siendo muy duros atrás y buscando que los azulgrana no tengan su día. Porque si los de Xavi Pascual se aproximan a su nivel no hay nada que hacer. De hecho, el triunfo rojillo en el Palau se debió, además de a la buena actitud de los zaragozanos, al nefasto encuentro azulgrana en el lanzamiento exterior. Pocas veces completa un duelo el Barça con 2 de 20 en triples (tanto Navarro como Morris hicieron 0 de 7), algo que fue aprovechado a la perfección por el CAI.

Esta vez quizá no fuera ese el motivo, pero los rojillos tenían y tienen su opción ante un rival que acumula cinco partidos en las últimas dos semanas por sólo uno de los aragoneses. El conjunto catalán lleva un desgaste importante, especialmente con tres partidos de Copa en tres días y el que suma hoy en la Euroliga (20.45).

Eso tampoco ha castigado sus resultados, puesto que los de Xavi Pascual suman 16 victorias consecutivas en las diferentes competiciones que disputan y el club tiene a su disposición una plantilla tan amplia que permite dosificar esfuerzos entre sus jugadores.

Tal es la magnitud del plantel azulgrana que su técnico tiene ahora una complicada decisión que tomar, ya que el americano Pete Mickeal ya se ha recuperado de su lesión y, en teoría, debería entrar por el MVP de la Copa Alan Anderson.

Entre esos pros y contras, a los que se pueden añadir los problemas físicos de Lakovic durante el torneo del k.o. y el esguince de tobillo leve sufrido por Ricky Rubio, lo que más marca el duelo del domingo serán las lesiones en el bando rojillo.

Y es que las ausencias de Cabezas y Miso restan en gran medida las posibilidades zaragozanas. Van Rossom se quedará muy solo en la dirección, con la única ayuda de Joan Riera, mientras que el perímetro tendrá un hueco importante sin el escolta madrileño que en las últimas jornadas había sido el mejor del CAI.

Sin ellos habrá que apelar a la épica y a la enorme fortaleza que hasta ahora ha demostrado el pabellón Príncipe Felipe. Porque en una situación normal, y más teniendo en cuenta las ganas que le tiene el Barça al cuadro de Abós, los catalanes deberían imponerse. Sin esas inoportunas lesiones, todo habría sido posible.

Etiquetas