Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Sigue la insumisión

Oliveira continúa sin ofrecer señales de vida desde el plante del pasado viernes; mientras, Matuzalem esgrime el robo de su pasaporte.

Parece una constante en el fútbol que los brasileños sean los que dan la nota. En el campo, por su calidad. Y fuera del mismo, por su indisciplina. Oliveira sigue sin dar señales de vida, después de que el pasado viernes, tanto él como Matuzalem, se saltaran a la torera la citación del Real Zaragoza para recibir el plan de trabajo previo al comienzo de los entrenamientos.

Matuzalem, a través de su representante, esgrimió ante el Zaragoza el robo de su pasaporte y dice tener los documentos que así lo atestiguan. De Oliveira, en cambio, el club solo sabe que su representante pretende reunirse con la directiva, pero desde las oficinas se negaba anoche que hubiera tenido lugar una reunión, con Bandrés "fuera de Zaragoza" y Agapito "atendiendo temas personales".

El requerimiento zaragocista diez días antes de terminar las vacaciones con el argumento oficial de entregar un plan de trabajo físico sonaba casi a broma. Pero el aroma de castigo o de llamada inoportuna, así lo encajaron los futbolistas, no evitó que se presentaran todos los jugadores que debían presentarse (menos los citados), aunque algunos tuvieran que volar desde Argentina para una gestión de cinco minutos.

La situación de indefinición sobre el futuro de Oliveira o Matuzalem es extrapolable a la de un buen número de futbolistas del actual plantel, pero solo los cariocas no se personaron en el club. Cuatro días más tarde, Matu dice que puede probar el robo de su pasaporte.

La posición oficial del Zaragoza, antes de plantearse ningún tipo de sanción, fue la de dar el margen del fin de semana y esperar al lunes para pedir explicaciones a los futbolistas sobre las razones de su ausencia. En el caso de Oliveira, la sensación de pitorreo continúa todavía.

Desde el punto de vista deportivo, es lógico que Marcelino no le hiciera ascos a la posibilidad de contar con ambos para el proyecto de Segunda División. Suposición que hizo añicos la semana pasada el representante de Oliveira al asegurar que el punta no desea jugar en esta categoría. Matuzalem parece más flexible ante esta opción.

El problema es que el mercado, anestesiado durante la Eurocopa, no parece que haya recuperado aún el pulso habitual por estas fechas. Incluso las cifras que se manejan, excepto cuando se trata de cracks de primera línea mundial, son menos ampulosas que en otras épocas. El Zaragoza tiene además el hándicap de que los clubes que pretendan jugadores suyos pueden intentar explotar la baza del tiempo y la hipotética necesidad de vender.

Pitarch descarta a Oliveira

El ejemplo del interés del Atlético por Oliveira es ilustrativo. En cuanto vio que tenía que soltar dinero contante y sonante empezó a hacerse el remolón, hasta el punto de que ayer ya presentó a Sinama Pongolle como complemento del dúo atacante que forman Agüero y Forlán. García Pitarch, director deportivo del club rojiblanco, aprovechó la situación para dar la delantera atlética por "cerrada" y descartar a Oliveira.

Etiquetas