Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Si altura y veteranía dan triunfos...

El CAI está entre los equipos más altos de la liga y es junto a Bruesa y Bilbao el más veterano. ¿Será la combinación correcta?

Curro Segura, el pívot checo Ondrej Starosta. Ya estarán todos, una plantilla de doce jugadores en la que se detecta una clara apuesta por la altura y la experiencia. De hecho, el conjunto aragonés es el quinto que más centímetros acumula en su grupo, mientras que junto a Bruesa y Bilbao es también el más veterano. Su media de dos metros de estatura y de 29 años de edad así lo atestiguan. De tal manera que si la altura y la veteranía dan triunfos los rojillos están muy bien colocados.

Quizá no sean factores determinantes dentro de la cancha, o sí, pero lo cierto es que es una manera de comparar físicamente las plantillas de la ACB. Y en esa equiparación el cuadro de Segura está entre los más altos y es el de más edad.

Lo de la estatura se notará más con la llegada del gigantón checo, ya que es el techo del equipo con sus 215 centímetros. En el lado opuesto se encuentra el base americano Taurean Green quien tan solo levanta del suelo 183 centímetros. Pero esa acumulación de pívots (cinco) que tiene el CAI le otorga una media de dos metros, la quinta de la categoría y a solo un centímetro de los conjuntos de más estatura, DKV, Estudiantes y Unicaja (2,01 de media). Llama la atención el Joventut, que está en esa tabla con cuatro hombres por encima de 2,10 y además posee la media de edad más baja de la ACB con tan solo 25 años.

Como dato anecdótico conviene recordar que el jugador más alto de todos cuantos comenzarán la competición es el pívot del Alta Gestión Fuenlabrada PJ Ramos con sus 2,22 metros. Mientras, el más "canijo" es el nuevo base del Regal Barcelona Barrett que mide 1,75.

Y los que dicen que la experiencia es un grado deberían confiar ciegamente en el conjunto zaragozano. El CAI no solo comparte con el Bruesa y el Bilbao el honor de tener la media de edad más alta con 29 años sino que además cuenta en sus filas con el abuelo de la ACB, con un Larry Lewis que a sus 38 años (los mismos que tiene el base del Cajasol Elmer Bennett) sigue siendo un ejemplo a seguir. De hecho, el pívot rojillo cumplirá los 39 este mismo año, a mediados de noviembre, pero su capacidad atlética, su buena mano en el tiro y, sobre todo, su carácter, ese que le lleva a hacer grupo continuamente y a leer el baloncesto con claridad, le convierten en una pieza fundamental para su nuevo conjunto.

Junto a él, hombres como Garcés, Darren Phillip o Victoriano dan este toque de veteranía a un grupo que también cuenta con "alevines" como Taurean Green o Iván García que se quedan en los 22 añitos.

Sin embargo en esa faceta, en la precocidad, brilla con luz propia en esta liga un Ricky Rubio que a sus 17 años ya es una estrella internacional. Sigue siendo el más joven de la competición, aunque este año hay jóvenes perlas con ganas de protagonismo, como Ibaka (Manresa), Granger (Estudiantes), Aguilar (Granada) o Bogdanovic (cedido por el Madrid al Murcia), que a sus 19 años apuntan maneras de cara a la campaña que está a punto de comenzar.

En cuanto a los equipos, tanto el DKV Joventut como el Tau Cerámica promedian 25 años en sus plantillas.

¿Será la combinación correcta la del CAI? Quizá para sus intereses en el año del debut sí, aunque las apuestas suelen centrarse en la estatura, pero sobre todo en la juventud, lo que es sinónimo de garantía de futuro. Ahí, surge el nombre de Aíto García Reneses, puesto que su ex equipo, el DKV, y su actual club, el Unicaja, se caracterizan en eso, ya que los malagueños promedian 2,01 y 26 años.

Etiquetas