Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ENTREVISTA

Sheila Herrero: "Los políticos me utilizaron y me han dejado tirada"

Hay quien recoge la colada y hay quien recoge éxitos. Estos son algunos de los de Sheila Herrero
Sheila Herrero: "Los políticos me utilizaron y me han dejado tirada"
CARLOS MONCÍN

La princesa está triste. ¿Qué le pasa a la princesa?

Me siento mal. Es una mezcla de decepción, impotencia. En cierto modo, me han engañado, me han abandonado, me ha dejado tirada.

Usted, que acaparó tantas portadas, tantas fotos.

Me he dado cuenta de la utilización del deportista de elite. Me han tratado como mercancía. Cuando estás en la cima, se te acerca todo el mundo. Ahora, cuando los momentos de gloria deportiva han pasado, nadie o casi nadie se acuerda.

¿A quién se refiere?

Especialmente, a la clase política. Los políticos me usaron, rentabilizaron mi imagen en su beneficio. Cuando ganaba títulos mundiales, todos acudían a hacerse fotos, a retratarse conmigo delante de la prensa. Luego, cuando me retiré, me pusieron como ejemplo de deportista, como modelo para la juventud.

Palabras, bonitas palabras.

Faltan hechos. Desde el Gobierno de Aragón, desde el Ayuntamiento de Zaragoza, se me prometió la promoción del patinaje a través de escuelas. Nada de eso se ha cumplido. Quise promocionar el patinaje con una 'patinada' en junio, y al final incluso tuve que pagar con dinero de mi bolsillo.

No se queje, que hasta se dignaron a poner su nombre en una plaza de su barrio.

Quedó bonito, pero con eso no se come. Se lo agradecí a Atarés.

El poso que le deja el deporte parece amargo.

No exactamente. Me sabe fatal la utilización que se ha hecho de mis éxitos. Por supuesto, la práctica del deporte es algo maravilloso. Igual que los amigos que he encontrado gracias al patinaje. Buena parte de mi vida ha estado y está relacionada con el deporte. Me quedo con la pureza, con el verdadero valor del deporte.

Sus verdaderos amigos todavía recuerdan a la niña que enamoró a Torrero.

Es una historia que recuerdo con mucho cariño. Comencé a patinar en el colegio Domingo Miral con mi hermana Ana Pilar. Apenas tenía cuatro años. Recuerdo que mi padre me regaló unos patines para Reyes. Los compró en una chatarrería. Le costaron 100 pesetas. Ahí empezó todo. Mi padre, mi familia, han sido fundamentales en mi carrera. Con cinco años ya era campeona de Aragón.

Ya nada le detuvo.

Con 11 años fui a la selección española. He recorrido el mundo con la camiseta de España. Fui internacional hasta los 27 años.

O sea, casi ha escuchado tantas veces el himno nacional como Su Majestad.

He sido 82 veces campeona de España, 42 de Europa y 15 del mundo. Batí los récords mundiales de 5.000, 10.000, 20.000 y 42.000 metros. Fui Premio Nacional del Deporte en 2002. Este año, he estado nominada hasta el último corte para el Príncipe de Asturias, junto a Marta Domínguez o Gemma Mengual.

¿Qué le queda por hacer a Marta Domínguez para recibir el Príncipe de Asturias?

Es una gran deportista. A Gemma Mengual le han apoyado mucho en su tierra, en Cataluña. Allí defienden lo propio. Aquí, en Aragón, lamentablemente, no es así.

Así nos luce el pelo.

El problema que se avecina con los despidos de Opel refleja la capacidad de nuestros dirigentes. En estas manos estamos.

Etiquetas