Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Sergio García: "No quiero crear ninguna polémica"

El delantero regresó ayer a los entrenamientos del Real Zaragoza tras haberse proclamado campeón de Europa con España en Viena hace un mes. Su futuro es una incógnita más

Ya están todos. El delantero internacional español Sergio García se incorporó ayer al trabajo que el Real Zaragoza está llevando a cabo esta semana en la Ciudad Deportiva y Marcelino ya no tiene a ningún jugador desperdigado en este lento y difícil comienzo de pretemporada. Sergio ha demorado su regreso como consecuencia de su participación en la Eurocopa de Austria y Suiza -fue el único zaragocista presente en el evento- en la que no solo llegó hasta el remate del campeonato con España (la final se jugó el 29 de junio), sino que se proclamó campeón con una selección nacional que ya es histórica por su aplastante triunfo continental.

Y, a partir de ayer mismo, con su sola presencia en Zaragoza, Sergio García se ha convertido en una de las patatas calientes -otra- para los dirigentes de la entidad aragonesa por lo que a su futuro se refiere. Su caché, que ya era elevado con anterioridad, ha crecido como la espuma con el título obtenido por España este verano. Y, aunque Marcelino llegó a aspirar en un principio con contar con los tres puntas del año pasado (Oliveira, Milito y el propio García), a nadie escapa -a él tampoco- que poder sujetar a un campeón de Europa en Segunda División es harto complicado.

"No quiero crear ninguna polémica. El ambiente es bueno y no lo haré. Estoy tranquilo y no voy a hacer nada malo que perjudique al equipo. El lunes iré a Galicia como uno más", dijo García en una clara declaración de intenciones respecto a cuál va a ser su conducta mientras se decide su destino, bien dentro o bien fuera del club.

El ariete catalán no entiende que, sin haber pisado Zaragoza desde hace más de dos meses y sin haber hablado ni una sola vez de su situación en el equipo, se le haya puesto en el ojo del huracán en este difícil verano para todo el entorno blanquillo. "No recuerdo haber dicho nunca que no quiero jugar en el Real Zaragoza. Esas declaraciones que se me adjudican no sé de dónde las sacan. Si el equipo me necesita, tendré que estar aquí, aunque a todo el mundo le gusta jugar en Primera", expuso. Sergio conoce la advertencia que, de forma personalizada, le lanzó Marcelino el viernes pasado en Navaleno. En ella, el técnico habló de la "positiva actitud" que estaban teniendo jugadores "con mejor trayectoria y palmarés" que García. El barcelonés no quiso entrar en disquisiciones hasta que no se vea a solas con el entrenador. "No he hablado con Marcelino, pero lo haré en estos días y veremos las posturas que tenemos los dos", anunció ayer el jugador.

El delantero zaragocista no ve extraño que el nuevo preparador blanquillo desee su continuidad y la de Milito y Oliveira. "Sé que Marcelino confía mucho en los tres delanteros del año pasado y es que ya se vio que el descenso no fue por falta de goles. En mi caso, creo que el último año fue el mejor de mi carrera", analizó.

En la rueda de prensa que concedió ayer el internacional zaragocista su discurso estuvo siempre encarado a limar cualquier tipo de aspereza con el club y todo su envoltorio. Sergio sabe que su gente de confianza -con su agente, Mágico Díaz, a la cabeza- han hablado ya con los dirigentes del Zaragoza e incluso han hecho alguna declaración pública en la que han sugerido que lo mejor era la salida del '9' hacia un club de Primera División, bien en España o en el extranjero. Pero, en tanto eso cuaja, Sergio quiere hacer las cosas bien (como les sucede desde hace días a unos cuantos de sus compañeros de caseta). "Estoy muy contento con lo que me ha pasado hace un mes, pero estoy aquí para trabajar y ser uno más. No es duro volver a Zaragoza tras lo vivido con la selección. Es lo que nos ha tocado. A mí y a todos los que están en esta plantilla", reconoció.

Y en estas, Sergio concluyó en la misma teoría que han manifestado últimamente los Oliveira, Ewerthon, Ayala, Milito, Luccin, Matuzalem, Aimar... o sea, medio equipo. "No sé qué pasará dentro de un mes. Estoy muy bien aquí y, si algún día llega una oferta que es buena para todos, ya la estudiaremos. Jugar en Segunda es un objetivo menor después de haber sido campeón de Europa, pero es una posibilidad que puede pasar", dijo.

Etiquetas